El primer ministro británico, Sunak, pide a los Lores que aprueben su ley de asilo para Ruanda

El primer ministro británico, Rishi Sunak, pidió a la cámara alta del Parlamento que «se suba a bordo» y apruebe su plan para enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda, un día después de sobrevivir a una amenaza de rebelión por la muy criticada legislación por parte de algunos miembros de su partido.


En una conferencia de prensa en la que Sunak trató de convencer al público de que sus conservadores estaban «unidos» en torno a sus planes para hacer frente a la inmigración ilegal, apeló a la Cámara de los Lores para que le ayudara a iniciar los vuelos antes de las elecciones de este año.


Fue un claro reconocimiento de que a Sunak le preocupa que la cámara alta no elegida pueda frustrar sus intentos de lanzar su plan para Ruanda al tratar de introducir cambios o incluso alargar un proceso que necesita completar rápidamente para cumplir su promesa de que los vuelos comenzarán en la primavera.


Debilitado por la fallida rebelión que no hizo más que subrayar las profundas divisiones en su partido, Sunak repitió su mantra de que era hora de «seguir con el plan», que su «plan estaba funcionando» y que el opositor Partido Laborista no tenía «ningún plan».


«La Cámara de los Lores debe aprobar este proyecto de ley. Es hora de recuperar el control de nuestras fronteras y derrotar a los traficantes de personas. Es hora de restaurar la confianza de la gente en que el sistema es justo», dijo a los periodistas.


«Creo que ahora le corresponde a la Cámara de los Lores reconocer eso, aprobar esta legislación sin enmiendas, lo más rápido posible, para que podamos comenzar a poner en marcha los vuelos».


Con los conservadores muy por detrás de los laboristas en las encuestas de opinión y atormentados por las luchas internas, Sunak trató de tomar el control de la narrativa en el partido, diciendo que estaba progresando en sus promesas, como reducir la inflación y ofrecer a los votantes recortes de impuestos.


Pero la rebelión fallida ha debilitado su posición en el partido, y aquellos que querían introducir cambios en su legislación sobre Ruanda dijeron que estaban enojados por el hecho de que Sunak no escuchara sus preocupaciones.


Un sondeo de opinión subrayó la débil fortuna de su partido, situando el apoyo a los conservadores en el nivel más bajo desde que la ex primera ministra Liz Truss se vio obligada a dejar el cargo.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *