“Este Es Nuestro Hogar”: europeos que se quedan en Reino Unido

¿Quién viviría en Gran Bretaña ahora si pudiera irse a otra parte? Esa fue la pregunta planteada por la columnista del Observer, Barbara Ellen.

Para ella, parecía lógico que muchos trabajadores extranjeros estuvieran pensando en salir de un país que «no solo los está subestimando y demonizando, sino que también está manejando mal la pandemia». El gran problema para esta isla, después el Brexit, declaró Ellen, no será mantener a la gente fuera, sino convencerlos (incluso rogarles) de que se queden.

Sin embargo, parece que esto no es lo que ha sucedido. Por el contrario, como la revista The Economist señaló en sus ediciones del 9 y 15 de enero, aunque muchos autores han pronosticado una estampida de los europeos fuera del Reino Unido tras el referéndum el 23 º de junio de 2016, las estadísticas publicadas por el Ministerio del Interior el 30 de noviembre mostraron que 4,48 millones ciudadanos de la Unión Europea (UE) ya habían solicitado el estatus de asentamiento en el Reino Unido.

Como Madeleine Sumption, directora del Observatorio de Migración de la Universidad de Oxford, manifestó al Economist, “cuanto más tiempo permanece un migrante en un país, menos probabilidades hay de que se vaya”.

Un ejemplo de esto, citado más adelante en el artículo, es el caso de una ciudadana francesa, Caroline le Luel, que se había mudado con su familia de París a Londres en 2005. Mientras que reconoce que “no ven al Reino Unido el lugar genial que solía ser”, recalcó que, no obstante, quieren quedarse aquí: “Este es nuestro hogar”.

De todos modos, obtener el permiso para permanecer en el Reino Unido no es un asunto sencillo. El sitio web gov.uk afirma que “el plazo para presentar la solicitud, si cumple con los criterios, es el 30 de junio de 2021, pero que normalmente debe haber empezado a vivir en el Reino Unido antes del 31 diciembre de 2020.

Hasta el 20 de noviembre 2020, el 54% (2.422.100) de los 4,48 millones habían obtenido el «estatus de asentado», el 43% (1.936.500) de «pre-asentamiento», el 0,8% (33,700) había sido rechazado, el 1% (47,000) había sido retirado o declarado nulo y 1% (49,100) considerado invalido.

Las nacionalidades con mayor número de peticiones fueron: polacos, al 80%, de las cuales se les otorgó el estatus de asentamiento, al 18% se les concedió el pre-asentamiento y al 2% las rechazaron; rumanos: (34%, 62%, 4%), italianos: 42%, 56%, 2%); portugueses: (59%, 38%,3%)

La organización de los “3 Millones”, representando los ciudadanos de la UE en el Reino Unido”, aclara la diferencia entre las dos categorías principales. Explica que aquellos de la UE, los países del EEA (Islandia, Noruega y Liechtenstein) y Suiza pueden pedir el estado de asentamiento si han vivido en el Reino Unido por al menos cinco años y durante ese tiempo han pasado menos de 6 meses en el extranjero en cualquier periodo de 12 meses.

Esto constituye una “residencia continua” con los mismos derechos a vivir, trabajar y atención médica que los ciudadanos británicos, aunque puede ser revocada si cometen un delito grave y la perderán si abandonan el Reino Unido durante cinco años consecutivos.

Le puede interesar: Carmen Pascual habla del impacto del coronavirus en servicios del Consulado español en Londres

En cambio, como subrayan los “3 Millones”, un “solicitante elegible” que haya estado en el Reino Unido durante menos de cinco años solo obtendrá el “estado pre-asentamiento” por 5 años, que perderá si abandona el país durante 2 años consecutivos o pasa más de 6 meses en el extranjero en cualquier periodo de 12 meses, en cuyo caso su única opción será intentar obtener una visa bajo las nuevas reglas de inmigración”. Pueden solicitar “asentamiento completo” después de 5 años de “residencia continua”, pero deben hacerlo antes de que expire su estado actual.

Los “3 Millones” están particularmente preocupados que aquellos en la categoría de “pre-asentamiento” no se están beneficiando de los derechos de la “Igualdad de Trato” prometidos en el “Acuerdo de Retirada” entre el Reino Unido y la UE. Esto “ha causado severas dificultades, especialmente con la pandemia, porque muchas personas han perdido sus trabajos y se enfrentan a la indigencia sin acceso al Universal Credit y ayudas del Gobierno”.

Otra inquietud importante es que a los estudiantes de la UE que se inscribieron en universidades británicas para cursos que comenzaron en 2020 pero los han estado siguiendo de forma remota desde sus propios países, se les podría negar el estado pre-asentamiento. Por consiguiente, tendrán que obtener una visa que cuesta £348 y pagar £470 al año para poder utilizar el NHS.

La periodista Lisa O’Carroll, informó el 27 de noviembre que el Ministro del Interior no había dado “ninguna indicación de que estaría abordando estas circunstancias excepcionales”. “3 Millones” lo consideran “extraordinariamente injusto”, dado que estos estudiantes han estado asistiendo, a través de Zoom y otras aplicaciones, a las mismas conferencias, entregando las mismas tareas, participando en los mismos grupos que su homólogos que están en el Reino Unido.

www.colindgordon.co.uk

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *