Arte terapéutico: colombianas de ‘Tejedoras de Mampuján’ cautivan audiencia británica

Un grupo inspirador de mujeres, conocido como ‘Las Tejedoras de Mampuján’, ha llevado su poderosa narrativa de resiliencia y sanación a tierras británicas.

Originarias de un pueblo en Colombia que fue testigo de una masacre perpetrada por paramilitares en marzo de 2000, estas mujeres encontraron consuelo y fuerza en la creación de tapices, una forma de arte que les permitió expresar las terribles experiencias vividas.

Esta actividad la adelanto la embajada de Colombia en Reino Unido por la conmemoración del séptimo año de la firma del acuerdo de paz.

La delegación, encabezada por Juana Alicia Ruiz Hernández, futura directora del recién inaugurado Museo de Arte y Memoria de Mampuján, se encuentra actualmente en una gira que incluye paradas en la Cámara de los Lores en Londres y reuniones con parlamentarios norirlandeses y comunidades locales en Belfast.

Este viaje, que precede a la apertura del museo el 30 de noviembre, tiene como objetivo compartir las historias de estas mujeres y la poderosa terapia artística que han utilizado para sanar.

Juana Ruiz, coordinadora de la Asociación de Mujeres Tejiendo Sueños y Sabores de Mampuján, junto con su colectivo, recibió el prestigioso Premio Nacional de Paz de Colombia en 2015.

Las telas que crean no solo son expresiones artísticas, sino también testimonios visuales de los traumas sufridos durante el conflicto armado en su comunidad.

La iniciativa de tejer tapices surgió en 2006 cuando Teresa Geiser, una menonita estadounidense de la Fundación «Sembrando semillas de paz», les enseñó a convertir sus vivencias en arte. «Padecimos abusos sexuales, desplazamientos, masacres.

Tratamos de sanar las heridas y contar lo que está pasando a través de las telas. Para también hacer una denuncia de lo que estaba sucediendo y evitar que se repitan los hechos dolorosos», explica Juana Ruiz.

Las telas, que han llegado a museos de todo el mundo, no solo son expresiones artísticas, sino también herramientas de sanación.

«Nuestras telas comenzaron a pasar a diferentes museos, pero también a muchas mujeres se les permitió reunirse con nosotras, sanar sus heridas, reconciliarse y perdonar», agrega Juana.

El ataque paramilitar en Mampuján en marzo de 2000 forzó el desplazamiento de la población, y actualmente, 245 familias residen en el nuevo Mampuján, donde también se ubica el museo.

La presencia de ‘Las Tejedoras de Mampuján’ en la escena internacional ha sido notable, con viajes a lugares como la Universidad de Cambridge, La Haya, Brasil, Perú, Nicaragua, El Salvador y, próximamente, Sudáfrica.

Juana Ruiz destaca el papel fundamental que juegan en los acuerdos de paz como víctimas que contribuyen significativamente a su creación.

«Somos una pieza clave en los acuerdos de paz, pues siendo víctimas también aportamos mucho a su creación», subraya Juana.

En este viaje, Juliana Campuzano Botero, museóloga que ha colaborado en la creación del Museo de Arte y Memoria de Mampuján, acompaña a Juana Ruiz.

Campuzano destaca que su función no fue imponer puntos de vista curatoriales, sino dar forma a los recuerdos, las memorias y los pensamientos en el museo.

El propósito fundamental de esta gira es mostrar en Irlanda del Norte las iniciativas de reparación en el contexto del proceso de paz. «El objetivo del viaje es poder mostrar en Irlanda del Norte las iniciativas de reparación en el marco del proceso de paz.

Poder llevar un mensaje de que la paz es posible y cómo se hace la sanación a través del arte», concluye Campuzano.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *