Cualquier migrante que trate de ingresar al Reino Unido por el canal de la Mancha será enviado a Ruanda

Los inmigrantes del canal volarán más de 5,000 millas a Ruanda para que sus solicitudes de asilo sean procesadas en una instalación “en el extranjero”, anuncia secretaria del Interior, Priti Patel, al explicar detalles de un histórico acuerdo de inmigración que significará que miles de solicitantes de asilo serán reubicados en la nación sin salida al mar del este de África.

Esto se produce cuando Boris Johnson se prepara para advertir que los traficantes de personas «viles» están «convirtiendo el Canal en un cementerio acuático», con migrantes «ahogándose en botes no aptos para navegar y asfixiándose en camiones refrigerados».

Está previsto que el Primer Ministro dé a conocer una serie de medidas destinadas a combatir la inmigración ilegal, incluida la puesta de militares a cargo de las operaciones en el Canal.

Le puede interesar: Boris Johnson ya es el primer mandatario en ser multado por violar sus propias leyes. ¿Podrá sobrevivir?

A su juicio, entre las medidas para terminar con el alojamiento de los solicitantes de asilo en costosos alojamientos hoteleros, además de delinear los planes para el primer centro de recepción construido especialmente en Inglaterra para albergar llegadas ilegales.

El plan de inmigración es una parte clave de los programas para relanzar el cargo de primer ministro de Johnson antes de las elecciones locales ,después de una reacción negativa del público por el escándalo del PartyGate.

Se ha culpado a la crisis de migrantes del Canal de la Mancha por exacerbar los problemas en los aeropuertos al alejar a los oficiales de la Fuerza Fronteriza para manejarla.

Patel, secretaria del Interior, se ha visto sometida a una gran presión para reducir el número de inmigrantes que cruzan el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones, que ya ha alcanzado un récord de 4.600 este año, el doble que el año pasado.


Solo ayer miércoles, 600 inmigrantes llegaron al Reino Unido, el número más alto en un día en lo que va del año.
Los ministros han luchado para controlar a los inmigrantes ilegales del Canal una vez que llegan al Reino Unido y los han alojado en hoteles a un costo multimillonario.

Creen que el procesamiento en el extranjero actuará como un elemento disuasorio para los inmigrantes, quienes se ven incentivados a cruzar el Canal por la creencia de que es difícil para el Reino Unido sacarlos.

Se entiende que, según los términos del acuerdo, los inmigrantes que lleguen al Reino Unido serán trasladados a Ruanda para ser procesados y se les alentará a establecerse allí. El acuerdo costará inicialmente 120 millones de libras esterlinas, en comparación con una factura anual de 1500 millones de libras esterlinas para los solicitantes de asilo en el Reino Unido.

Le puede interesar: Costo de vida de Gran Bretaña entró en su cuarto mes consecutivo

Se contempla que una vez que los migrantes pisen costas británicas “serás recibido por el Ejército y llevados al aeropuerto y enviados directamente a Ruanda. Ahí es donde vas a terminar con la esperanza de que sea suficiente para disuadir a los inmigrantes”.

Downing Street ha subrayado que Ruanda es una de las economías de más rápido crecimiento en África y es «reconocida mundialmente por su historial de bienvenida e integración de inmigrantes».

Los planes se basan en el procesamiento en alta mar australiano de solicitantes de asilo en centros en las islas de Nauru y Manus, en Papua Nueva Guinea. Patel voló a Kigali, la capital de Ruanda, para anunciar la asociación de migración y desarrollo económico.


También se espera que los ministros anuncien el primer centro de recepción de estilo griego construido especialmente en Inglaterra, donde los inmigrantes tendrán que obedecer reglas estrictas o perderán sus derechos para solicitar asilo.

El centro, en una antigua base de la Fuerza Aérea, seguirá el modelo de los campamentos para solicitantes de asilo que está construyendo Grecia, donde los migrantes se enfrentan a controles de rutina de sus movimientos y toques de queda para evitar fugas.

Los ayuntamientos también recibirán dinero extra para dispersar a los solicitantes de asilo mientras el Gobierno intenta dejar de alojarlos en hoteles.

“Antes de Navidad, 27 personas se ahogaron, y en las próximas semanas, puede haber muchas más que pierdan la vida en el mar y cuyos cuerpos nunca se recuperen”, según el primer ministro Boris Johnson.

“Acepto que estas personas, ya sean 600 o 1000, están en busca de una vida mejor, las oportunidades que brinda el Reino Unido y la esperanza de un nuevo comienzo. Pero son estas esperanzas, estos sueños, los que han sido explotados”.

El anuncio se produce después de que Johnson nombrara a David Canzini, un estratega electoral combativo, en febrero a raíz de revelaciones dañinas sobre los partidos en Downing Street.

Se entiende que los funcionarios del Ministerio del Interior están preparados para una gran reacción violenta a los planes, pero insisten en que el Reino Unido estará en mejores condiciones para apoyar a aquellos que huyen de una persecución genuina disuadiendo la entrada ilegal.

Gran Bretaña y otros países europeos han sido acusados previamente de «doble rasero» sobre el trato de los refugiados ucranianos en comparación con los de Medio Oriente.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *