Colombia, columna de opinión

El domingo 13 de marzo se dieron las elecciones parlamentarias de Colombia junto a las internas para definir a los presidenciables de las 3 principales fuerzas nacionales. En este país las legislativas se dan antes de la primera vuelta presidencial que ha de ser el 29 de mayo. Si bien, Gustavo Petro cree que con estos resultados él va a ganar en la ronda inicial para convertirse en el primer presidente izquierdista y exguerrillero de Colombia, es muy probable que haya un balotaje el 19 de junio.


El Congreso colombiano es muy diferente al peruano pues está compuesto por 2 cámaras (108 Senadores y 168 Representantes). Las comunidades de los expatriados, afrodescendientes, indígenas y raizales tienen sus propios parlamentarios, así como hay 16 representantes por las víctimas de la guerra interna y las ex guerrilla de las FARC nomina a 5 senadores y 5 diputados. La plancha que haya quedado en segundo puesto tiene derecho a tener a su titular en el Senado y a su Vicepresenciable en Diputados.

Le puede interesar: Cómo Londres se convirtió en Londongrado, La Capital de los oligarcas rusos en Europa


En las legislativas, la primera fuerza ha sido la del «Pacto Histórico» del exalcalde de Bogotá, el centro izquierdista Petro. No obstante, solo ha logrado 45 de los 296 parlamentarios (16 senadores y 29 representantes). Ello implica un 15% del Congreso, un porcentaje que equivale a la mitad del que tienen las bancadas oficialistas de la izquierda peruana, lo que implica que el margen de maniobra de un posible Gobierno de Petro ha de estar reducido, aunque en Colombia no se dan vacancias presidenciales.


Para Petro, la buena noticia es que en las internas el «Pacto» duplicó el caudal de votos que obtuvo en las legislativas. Francia Márquez, una afrocolombiana que se viste con sus ropas típicas, quedó muy bien votada y ha de ser la vicepresenciable de Petro.


Petro, es casi seguro, va a entrar al segundo turno y la cuestión va a ser con quien disputará el balotaje, siendo sus más probables contendores Sergio Fajardo del «Centro Esperanza» o el derechista Fico Gutiérrez del «Equipo por Colombia», ambos exalcaldes de Medellín.


El uribismo (la fuerza que ha dominado a la Colombia del siglo XXI) no va bien en las encuestas, aunque a Petro, al igual como pasó con Castillo, le convendría disputar el balotaje con este o con alguien de la derecha dura. Si Petro compite con Fajardo o con otro «moderado», es probable que todo el resto del espectro político se unan contra él.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *