¡ATENCIÓN! Conozca el pronunciamiento del primer ministro Boris Johnson sobre las nuevas medidas para enfrentar el coronavirus

Buenas noches, la lucha contra la Covid es la crisis más grande que el mundo ha enfrentado .

En menos de un año, esta enfermedad ha matado a casi un millón de personas y ha causado estragos en las economías de todo el mundo.

Aquí en el Reino Unido lloramos a cada persona que hemos perdido y lloramos con sus familias.

Y, sin embargo, estoy más seguro que nunca de que esta es una lucha que la humanidad ganará, y nosotros en este país ganaremos, y para lograr lo que debemos, quiero hablarles directamente esta noche sobre las opciones que enfrentamos, ninguna de ellas fácil, y por qué debemos actuar ahora.

Sé que podemos tener éxito porque lo hemos logrado antes. Cuando la enfermedad se apoderó de este país en marzo, nos unimos en un espíritu de sacrificio nacional y comunitario. Seguimos la guía al pie de la letra. Nos quedamos en casa, protegimos el NHS y salvamos miles de vidas.

Y desde hace meses con esas disciplinas del distanciamiento social hemos mantenido a raya ese virus.

Pero tenemos que reconocer que este es un gran país amante de la libertad; y aunque la gran mayoría ha cumplido con las reglas, ha habido demasiadas infracciones, demasiadas oportunidades para que nuestro enemigo invisible se escape sin ser detectado.

El virus ha comenzado a propagarse de nuevo de forma exponencial. Las infecciones aumentan, las admisiones hospitalarias aumentan.

Podemos ver lo que está sucediendo en Francia y España, y sabemos que este virus no es menos fatal que en la primavera, y que la gran mayoría de nuestra gente no es menos susceptible, y las leyes de la geometría, la progresión nos está gritando desde los gráficos que corremos el riesgo de muchas más muertes, muchas más familias que pueden perder a sus seres queridos antes de tiempo.

Y sé que frente a ese riesgo, el pueblo británico querrá que su gobierno continúe luchando para protegerlos a ustedes, y eso es lo que estamos haciendo, día y noche.

Sin embargo, el arma más grande que traemos a esta lucha es el sentido común de la gente misma: la determinación conjunta de este país de trabajar juntos para reprimir la Covid ahora.

Así que hoy expuse un paquete de medidas más estrictas en Inglaterra: cierre anticipado de pubs, bares; servicio de mesa solamente; cerrar negocios que no son seguros de Covid; expandir el uso de cubiertas faciales y nuevas multas para quienes no cumplan; y una vez más pedir a los trabajadores de oficina que trabajen desde casa si pueden mientras se hace cumplir la regla de seis en interiores y exteriores: un paquete más estricto de medidas nacionales combinado con el potencial de restricciones locales más estrictas para áreas que ya están cerradas.

Sé que este enfoque, sólido pero proporcionado, ya cuenta con el apoyo de todos los principales partidos del parlamento.

Después de discutirlo con colegas de las administraciones descentralizadas, creo que este amplio enfoque se comparte en todo el Reino Unido. Y para aquellos que dicen que no necesitamos estas cosas, y que debemos dejar que las personas asuman sus propios riesgos, les digo que estos riesgos no son los nuestros.

La trágica realidad de tener Covid es que tu tos leve puede ser la sentencia de muerte de otra persona.

Y en cuanto a la sugerencia de que simplemente deberíamos encerrar a los ancianos y a los vulnerables, con todo el sufrimiento que eso implicaría, debo decirles que esto simplemente no es realista, porque si dejas que el virus atraviese al resto de la población inevitablemente también llegaría a los ancianos, y en un número mucho mayor.

Es por eso que necesitamos suprimir el virus ahora, y en cuanto a esa minoría que puede seguir desobedeciendo las reglas, las haremos cumplir con penas más severas y multas de hasta £ 10,000. Pondremos más policías en las calles y usaremos al ejército para rellenar si es necesario.

Y, por supuesto, soy profundo y espiritualmente reacio a hacer cualquiera de estas imposiciones o infringir la libertad de alguien, pero a menos que tomemos medidas, el riesgo es que tengamos que tomar medidas más duras más adelante, cuando las muertes ya hayan aumentado y tengamos un problema enorme, con cantidad de casos de infección como el que tuvimos en la primavera.

Si permitimos que este virus se salga de control ahora, significaría que nuestro NHS no tendría espacio, una vez más, para tratar con pacientes con cáncer y millones de otras necesidades médicas no covídicas.

Y si nos viéramos forzados a un nuevo bloqueo nacional, eso amenazaría no sólo los empleos y los medios de vida, sino también el contacto humano amoroso del que todos dependemos.

Significaría renovada soledad y confinamiento para los ancianos y vulnerables, y en última instancia, amenazaría una vez más la educación de nuestros hijos. Debemos hacer todo lo posible para evitar volver a tomar ese camino.

Pero si la gente no sigue las reglas que hemos establecido, entonces debemos reservarnos el derecho de ir más allá. Debemos actuar ahora porque una puntada a tiempo ahorra otras; y de esta manera podemos mantener a la gente trabajando, podemos mantener nuestras tiendas y nuestras escuelas abiertas, y podemos hacer que nuestro país avance mientras trabajamos juntos para suprimir el virus.

Esa es nuestra estrategia, y si podemos seguir este paquete juntos, sé que podemos tener éxito porque en muchos sentidos estamos mejor preparados que antes.

Tenemos los equipos de protección personal, tenemos las camas, tenemos nuevas medicinas – pioneras en este país – que pueden ayudar a salvar vidas.

Y aunque nuestros médicos y nuestros asesores médicos están preocupados con razón por los datos ahora, y los riesgos durante el invierno, son unánimes en que las cosas mejorarán mucho en la primavera, cuando no solo tengamos la esperanza de una vacuna, sino que algún día pronto – y debo enfatizar que aún no hemos llegado allí – de pruebas masivas tan eficientes que las personas podrán ser evaluadas en minutos para que puedan hacer más de las cosas que aman. Esa es la esperanza; ese es el sueño. Es difícil, pero se puede lograr y estamos trabajando lo más duro posible para lograrlo.

Pero hasta que lo hagamos, debemos confiar en nuestra voluntad de cuidarnos unos a otros, de protegernos unos a otros. Nunca en nuestra historia, nuestro destino colectivo y nuestra salud colectiva han dependido tanto de nuestro comportamiento individual.

Si seguimos juntos estas sencillas reglas, pasaremos este invierno juntos. Indiscutiblemente, vendrán meses difíciles.

Y la lucha contra la Covid no ha terminado. Sin embargo, no tengo ninguna duda de que nos esperan grandes días.

Pero ahora es el momento de que todos convoquemos a la disciplina, la determinación y el espíritu de unión que nos ayudarán.

Emitido el 22 de septiembre de 2020. Transcripción del discurso exactamente como fue entregado.

Transcripción, edición y locución de Orlando Mancini.⁣

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *