El primer ministro Boris Johnson aseguró que permanecerá en el cargo

El primer ministro Boris Johnson aseguró que permanecerá en el cargo, a pesar del juicio «amargo y doloroso» del informe sobre las fiestas celebradas en Downing Street durante las restricciones de Covid.


El consumo excesivo de alcohol, el maltrato de los limpiadores y el personal de seguridad y el incumplimiento de las reglas de Covid se destacaron en el informe de la funcionaria pública Sue Gray.
Ella dijo que el liderazgo en No 10 «debe asumir la responsabilidad» de su cultura.


Algunos opositores han repetido sus llamados para que Johnson renuncie.


Sin embargo, en una conferencia de prensa, el primer ministro descartó renunciar y dijo: «tenía que seguir adelante».

Le puede interesar: El gobierno anuncia un plan de rescate de 10 mil millones de libras esterlinas


El líder laborista Sir Keir Starmer había pedido anteriormente a los parlamentarios conservadores que lo destituyeran, diciendo que era hora de que Johnson «haga las maletas».


Dirigiéndose a la Cámara de los Comunes, Johnson dijo que asumía «toda la responsabilidad por todo lo que sucedió bajo su mandato», que se había sentido «humillado» y que había aprendido lecciones.


Dijo a los parlamentarios que cuando había dicho anteriormente «las reglas y la orientación se habían seguido en todo momento», había sido «lo que creía que era verdad».


Reconoció que había asistido a eventos para despedir al personal que se iba y no se había creído que su asistencia estuviera fuera de las reglas.


“Pero claramente este no fue el caso de algunas de esas reuniones después de que me fui y en otras reuniones cuando ni siquiera estaba en el edificio”, agregó.


Johnson dijo que estaba «conmocionado» y «horrorizado» por algunos de los hallazgos de Gray, especialmente sobre el trato al personal de seguridad y limpieza.


En la conferencia de prensa más tarde el miércoles, dijo que gran parte del informe que había visto por primera vez el miércoles había sido «una novedad para mí».


Se disculpó y, deliberadamente, hizo todo lo posible para explicar por qué creía que no había engañado a sabiendas a la Cámara de los Comunes en sus relatos anteriores de lo sucedido.


Esto es crucial, porque demostrar que mintió intencionalmente a la Cámara le costaría su trabajo.


Pero el primer ministro agregó que, en ese momento, no creía que hubiera hecho nada malo en el evento que lo llevó a ser multado por la policía.

Le puede interesar: Boris Johnson, se enfrenta a renovadas acusaciones por mentir al Parlamento


Hay una profunda ira y vergüenza entre muchos parlamentarios conservadores por lo que ha sucedido. Saben que gran parte de esto no se puede excusar o dejar de lado fácilmente.


Pero muchos ministros del gabinete han expresado públicamente su lealtad al primer ministro.
En su informe de 37 páginas, Sue Gray criticó lo que estaba sucediendo en el No. 10 durante las restricciones de Covid, incluida una fiesta, donde cada quien llevaba su propia bebida» en mayo de 2020 y una celebración de cumpleaños sorpresa para Johnson el mes siguiente.


Según Gray, el liderazgo político y oficial debe asumir la responsabilidad de la cultura en el Downing Street.


El personal festejó, algunos hasta después de las 4 a.m., en la víspera del funeral del Príncipe Felipe, el fallecido esposo de la reina Isabel II.


En otra fiesta, en junio de 2020, hubo «consumo excesivo de alcohol por parte de algunas personas. Una persona estaba enferma. Hubo un altercado menor entre otras dos personas».


Un funcionario del No 10 envió un mensaje refiriéndose a la «borrachera» y aconsejando al personal que salga de la sede de gobierno por la puerta trasera después de un concurso de Navidad de diciembre de 2020 para evitar a los fotógrafos de prensa.


«Múltiples ejemplos de falta de respeto y mal trato al personal de seguridad y limpieza».


Una reunión que Gray no investigó completamente fue una fiesta en el piso del primer ministro sobre la que dijo que solo pudo reunir pruebas «limitadas».


Detuvo su investigación sobre la reunión del 13 de noviembre de 2020, que tuvo lugar después de la partida de los asistentes Lee Cain y Dominic Cummings, luego de que la policía comenzara sus investigaciones. Pero una vez que terminó la investigación policial, Gray «concluyó que no era apropiado ni proporcionado» realizar más investigaciones.


Hablando en la Cámara de los Comunes, el laborista Sir Keir, quien está siendo investigado por la policía por su propio evento de cierre, dijo que el informe «puso al descubierto la podredumbre» en el número 10 y pidió a los parlamentarios conservadores que le digan al Sr. Johnson que «el juego ha terminado».
La publicación de los hallazgos de la Sra. Gray sigue a la conclusión la semana pasada de una investigación separada de la Policía Metropolitana sobre las fiestas de encierro en Downing Street y en otras instalaciones gubernamentales.


Ochenta y tres personas recibieron un total de 126 multas por violar las leyes de Covid, incluidos Johnson, su esposa Carrie y el canciller Rishi Sunak.


El primer ministro también está siendo investigado por el Comité de Privilegios de los Comunes por afirmaciones de que engañó al Parlamento sobre las fiestas de encierro.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *