La prueba del misil Trident falla por segunda vez consecutiva

La prueba de disparo de un misil Trident desde un submarino de la Royal Navy fracasó por segunda vez consecutiva.

La última prueba del dispositivo de disuasión nuclear del Reino Unido fue realizada por el HMS Vanguard y fue presenciada por el secretario de Defensa.

Los cohetes propulsores del misil fallaron y aterrizó en el mar cerca del lugar de lanzamiento.

Los misiles de patrulla normalmente llevan ojivas nucleares, pero no están preparados para realizar pruebas de fuego.

El Ministerio de Defensa afirmó que «la disuasión nuclear sigue siendo segura y eficaz».

Esto es muy embarazoso tanto para el Reino Unido como para el fabricante estadounidense del misil Trident.

Las pruebas británicas de misiles Trident son raras, sobre todo por sus costos. El precio de cada misil ronda los 17 millones de libras esterlinas y la última prueba fue en 2016, cuando también terminó en fracaso debido a que el misil se desvió de su rumbo.

Tanto el secretario de Defensa, Grant Shapps, como el jefe de la Armada estaban a bordo del HMS Vanguard frente a la costa este de Estados Unidos en el momento del disparó del misil de prueba desarmado en enero.

El submarino acababa de ser reacondicionado durante más de siete años. Por su parte El Partido Laborista ha pedido garantías sobre la eficacia de la disuasión nuclear.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *