Los precios de los alimentos en el Reino Unido seguirán subiendo hasta 2024, advierte un investigador de la industria

Los precios de los alimentos y bebidas británicos seguirán subiendo en 2024, lo que contribuirá a una crisis prolongada del coste de la vida, dijo el jueves un destacado investigador de la industria alimentaria.
La inflación de los alimentos y bebidas se situará entre el 0,3% y el 2,3% a finales de año, estimó en su último informe el Instituto de Distribución de Comestibles (IGD), cuyas previsiones sobre la inflación de los alimentos en el Reino Unido han demostrado ser ampliamente precisas.


La inflación de los precios de los alimentos en el Reino Unido alcanzó su nivel más alto desde 1977 en marzo del año pasado, con más del 19%. Aunque esta medida oficial se desaceleró al 8% en diciembre, el aumento de los precios de los alimentos sigue siendo una gran presión para las finanzas de muchos hogares.


«Las recientes cifras de inflación ponen de manifiesto que la crisis del coste de la vida sigue siendo real para muchos consumidores», dijo Michael Freedman, jefe de información económica y del consumidor de IGD.


«Hay una división real entre la sociedad en general y los que tienen los ingresos más bajos».
El nivel de vida de los hogares ha caído en los últimos dos años debido a la alta inflación, lo que ha contribuido al desafío electoral que enfrenta el primer ministro Rishi Sunak, quien ha sugerido que celebrará elecciones nacionales en la segunda mitad del año.


La tasa de inflación general de Gran Bretaña fue del 4,0% en diciembre.
En noviembre, el Banco de Inglaterra pronosticó que la tasa de inflación superaría el 3% a lo largo de 2024. Actualizará sus pronósticos el 1 de febrero.


El informe de IGD también dijo que las empresas de alimentos deberán mantenerse al tanto de una serie de cambios de política que se avecinan este año.


Entre ellas se incluyen la introducción de nuevos controles fronterizos posteriores al Brexit para los productos importados al Reino Unido desde la Unión Europea, y una revisión del etiquetado de origen de los alimentos y los bienes de consumo.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *