Paciencia colmada

Cuando Junio acabó, parecía que iba a acabar también las presiones para que Johnson dimita. Sin embargo, la ola de escándalos se fue incrementando hasta llegar a un punto en el cual, tal como lo dijo el primer tesorero que tuvo Johnson, Sajid Javid, «esto era ya demasiado».

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias estacadas de este 03 de Agosto

Antes a él le toleraban pensando que Johnson es el mayor vencedor de elecciones que tiene el Reino Unido.

Él ha ganado en todos los distritos donde se ha presentado para ser parlamentario, las 2 veces que postuló para la alcaldía capitalina (es el único burgomaestre conservador que Londres ha tenido), el referéndum del Brexit (derrotando a todos los primeros ministros salientes o en el poder, así como a los líderes de todos los grandes partidos) y, finalmente, ganando las elecciones generales de diciembre 2019 con la mejor votación que haya tenido cualquier líder desde Margaret Thatcher.

Johnson mismo se había posicionado como el «hombre que cumplía» con grandes tareas. En su discurso de dimisión, él se jactaba de sus triunfos electorales, de haber sacado al país de la Unión Europea (algo que nunca antes se ha dado en dicho bloque continental), de haber sido los primeros en Europa en vacunar a su población y en salir de las restricciones del COVID-19, y de ser el pilar que ha puesto a Occidente detrás de la causa ucraniana.

Los «tories» le habían aguantado a Johnson muchas faltas (hacer fiestas durante la cuarentena, recibir dinero de donantes partidarios para arreglar su casa, haber coadyuvado a que los tories pierdan 2 bancas, etc.).

Empero, la gota que calmó el vaso fueron las denuncias contra uno de sus hombres de confianza, al cual se le volvió a comprobar que era un depredador sexual. A inicios de esta semana se iniciaron las primeras renuncias ministeriales con la dimisión de los 2 tesoreros que haya tenido Johnson (Javid y Rishi Sunak).

Le puede interesar: Hacia el segundo referéndum

Tras ello se fue dando una estampida de más de 50 renuncias de secretarios de Estado, ministros y secretarios. Al mediodía del miércoles 6 se presentó Johnson en la sesión semanal de preguntas al Primer Ministro, donde él se mostró muy desafiante ante los pedidos para que dejara el cargo, a lo que aducía que él había hecho muchos logros y que debería completar su quinquenio. Ahora, el Reino Unido ha comenzado el proceso de transición hacia el cuarto primer ministro conservador que haya tenido desde el 2010. Los retos son grandes.

El país vive su peor inflación en 4 décadas. Hay una ola de huelgas que han comenzado los trabajadores de los trenes y metros, la misma que amenaza a extenderse a otros rubros. En 2 de los 4 países que componen el Reino Unido (Irlanda del Norte y Escocia) crecen las tendencias separatistas.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *