Paola Gómez, colombiana con nacionalidad española, cuenta su difícil experiencia en el consulado del país ibérico en Londres

Varios ciudadanos españoles han manifestado algunas quejas y reclamos en cuanto al servicio del consulado español en la capital británica, incluso algunos medios internacionales han hecho eco de esta situación.

Se han conocido denuncias a nivel público sobre el maltrato que reciben los ciudadanos en procesos que tratan de hacer en la cancillería, como el caso de una familia que se trasladó a este sitio (por aproximadamente hora y media), en espera de ser atendida por los funcionarios; en vista de que los baños estaban cerrados y la mamá estaba justamente conversando en taquilla para comenzar a hacer los trámites, su niña de dos años sacó el orinal del bolso y en medio de su desespero comenzó a utilizarlo en la sala de espera, de acuerdo con información que dio la mamá de la niña a través de los medios de comunicación.

Le puede interesar: Comunidad cristiana de Londres pierde una de sus líderes.

Esto hizo que los funcionarios administrativos suspendieran la cita que tenía la familia, no se realizó el proceso de pasaporte a la niña de dos años, y a un niño de 16 meses, por lo que quedaron a la espera de una nueva cita. Aún cuando se disculparon, explicaron la situación y además hablaron de que los baños estaban sin funcionar por las restricciones, esto ha tenido un impacto importante en muchas personas y ha generado confusión.

Express News ha querido conocer de cerca lo que ocurre en esta sede consular en la capital británica. Para ello, entró en contacto con Paola Gómez, una ciudadana colombiana con nacionalidad europea que ha estado realizando sus trámites y enfrentando las dificultades que muchos han mencionado a través de las redes sociales.

“En mi caso y el caso que conozco de varias personas, el trato ha sido un poco brusco por parte del consulado, en mi experiencia personal yo he venido tratando de comunicarme con ellos durante mucho tiempo, no tuve nunca una respuesta; de repente me llamaron y la persona que se comunicó conmigo casi no me dejó hablar, fue brusca y grosera.

“Mi petición era la renovación de mi pasaporte y la renovación del pasaporte de mi niño de seis años, porque necesito ir a España por una situación urgente. La atención fue nefasta, había otras personas allí esperando, y vi la misma atención brusca hacia ellas”.

Vea la entrevista completa en nuestro canal de Youtube:

Le puede interesar: Lo que debe saber hoy, 9 de marzo, para estar enterado.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *