Renovada presión para hacer frente a los cruces de embarcaciones endebles en el Canal

El gobierno de Rishi Sunak y sus ministros se enfrentan a una renovada presión para hacer frente a los cruces de embarcaciones endebles en el Canal después de la muerte de seis migrantes cuando un barco se hundió frente a la costa francesa el sábado.  Los llamados a resolver la crisis migratoria vienen tanto del opositor partido Laborista como desde la misma bancada del partido Conservador en el poder.

Le puede interesar: El fuerte aumento en el costo de los alimentos obliga a «tomar decisiones desesperadas»

Los laboristas dijeron que los contrabandistas de personas estaban «corriendo anillos» alrededor del gobierno, y un conservador dijo que el Reino Unido tenía un «deber moral, tanto con nuestros propios ciudadanos como con los solicitantes de asilo, de actuar».

El gobierno ha hecho de «detener los barcos» una de sus cinco prioridades.

Se vienen realizando investigaciones sobre el incidente en el que se rescataron 59 personas. Se decía que el barco sobrecargado, que se metió en dificultades y volcó a 12 millas (20 km) de Sangatte, era uno de los varios buques de migrantes que se pusieron en marcha con la esperanza de llegar al Reino Unido.

El incidente ocurrió en aguas francesas alrededor de las 04:00 hora local, con equipos británicos y franceses trabajando juntos para rescatar a los migrantes.

Se informó que las personas a bordo eran principalmente afganas con algunos sudaneses.

Más de 100.000 migrantes han hecho el peligroso viaje a través del Canal de la Mancha en pequeños barcos en los últimos cinco años. Y más de 500 llegaron el sábado.

La nueva Ley de Migración Ilegal es fundamental para los planes del gobierno de detener a los pequeños barcos que cruzan el Canal de la Mancha. Su objetivo es disuadir a la gente de hacer tales viajes deteniendo y eliminando a los que lo hacen.

Pero los planes para hacer esto enviando a algunos de ellos a Ruanda, para solicitar asilo allí, todavía está sujeto a impugnación legal.

«Los eventos en el Canal son absolutamente trágicos… y demuestran por qué necesitamos una acción mucho más dura para tomar medidas contra las bandas criminales que están explotando a las personas, poniéndolas en peligro», aseguró la ministra del gabinete en la sombra, Bridget Phillipson, al señalar que las condenas habían recaído en los contrabandistas de personas bajo el gobierno actual y acusó a los ministros de presidir un Ministerio del Interior que era «cada vez más caótico y completamente incompetente».

Los llamados a la acción también han llegado desde dentro del Partido Conservador. El diputado del backbench y expresidente del partido, Sir Jake Berry, dijo que «solo los cambios radicales pueden realmente cambiar el rumbo».

Escribiendo en el Sunday Express, pidió al Reino Unido que abandonara el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que afirmó que seguiría bloqueando «todos y cada un de los intentos de detener los barcos».

La organización benéfica para refugiados Care4Calais dijo que el incidente fue una «tragedia espeorable y prevenible», mientras que el Consejo de Refugiados advirtió que «más personas morirán» a menos que se creen rutas más seguras al Reino Unido.

La secretaria del Interior, Suella Braverman, que presidió una reunión con funcionarios de la Fuerza Fronteriza del Reino Unido el sábado, dijo que las muertes fueron una «trágica pérdida de vidas».

El ministro conservador David TC Davies dice que el gobierno ya ha detenido «mucho» barcos e insistió en que la controvertida política de Ruanda era una solución. Dijo que «le quitaría el incentivo para saltar a barcos desvencijados».

Un portavoz del gobierno dijo que el Partido Laborista estaba «usando Cínicamente las muertes» para hacer «puntos políticos baratos».

El Partido Laborista no estaba ofreciendo ninguna solución, dijeron, mientras que el gobierno estaba «determinado a romper el modelo de negocio de las pandillas de contrabando de personas y salvar las vidas de las personas».

El gobierno también ha llegado a un acuerdo con Francia, en virtud del cual el Reino Unido pagará 500 millones de libras esterlinas durante tres años para financiar a más agentes de patrulla y un nuevo centro de detención.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que la Ley de Nacionalidad y Fronteras, que entró en vigor en abril de 2022, estaba «empezando a tener un impacto en el modelo de negocio de explotación de los contrabandistas de personas», con más de 650 personas arrestadas.

En el pasado, las autoridades francesas han señalado que la larga línea costera del Canal de la Mancha hace que sea extremadamente difícil para la guardia costera evitar todos los cruces de barcos pequeños.

El sábado, 509 personas hicieron el viaje a través del Canal de la Mancha hacia el Reino Unido, según muestran las cifras del gobierno, lo que eleva el total de este año a 16.679.

El Canal de la Mancha es una de las rutas marítimas más peligrosas y concurridas del mundo, con 600 petroleros y 200 transbordadores que pasan por él todos los días.

Las autoridades francesas dijeron que el barco migrante fue detectado por primera vez por un buque comercial, antes de que un barco de patrulla francés fuera enviado al barco en peligro.

El ministro del mar francés, Hervé Berville, dijo: «Mientras lloramos a estas víctimas… es responsabilidad de los traficantes de personas, de los delincuentes, que envían a jóvenes, mujeres, adultos, a la muerte en estas rutas marítimas que son peligrosas y letales».

Los investigadores están buscando cualquier información que pueda llevarlos a la banda de contrabando que organizó el cruce.

Los trabajadores humanitarios de Calais dicen que más migrantes han estado llegando en las últimas semanas y han estado viviendo en la costa. Dicen que muchos de ellos están decididos a llegar al Reino Unido, a pesar de las advertencias sobre los peligros del cruce.

Le puede interesar: El Reino Unido se enfrente al llamado calor inflacionario

La presión sobre los ministros sigue a las críticas después de que 39 solicitantes de asilo tuvieran que ser trasladados fuera de la barcaza Bibby Stockholm amarrada frente a la costa de Dorset debido al descubrimiento de la bacteria Legionella en el suministro de agua.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *