Un nuevo sistema financiero en el horizonte

Por no decir en el más cercano horizonte, estamos abocados a recibir sin recelo y de alguna manera, procesos de un nuevo sistema financiero global. Entretanto, las entidades tradicionales, unas más actualizadas que otras, unas más lentas que otras en asumir los nuevos procesos, ya están encarriladas… o por lo menos inquietas.

Como mínimo los bancos ya no se asustan si un cliente pide desembolsar un millón de dólares para comprar lo que a simple vista es un ‘dibujo digital’ (NFT).

Le puede interesar: Destacan productos y gastronomía SURAMERICANA

Como comentamos con María Victoria Cristancho, la editora de este periódico, hoy los activos deben demostrar su carácter en la medida que sean efectivos al cambio, y por eso entra en consideración, y tiene acogida, un activo como el Bitcoin (la primera criptomoneda).

Decíamos en esta conversación, que incluso el dinero tradicional puede estar en condición de pasivo, incluso su tradicional naturaleza como activo, el primer activo conocido de la economía.

Pero, evaluemos qué pasaría si ponemos en el banco 10.000 libras esterlinas durante 5% de valor, es decir, 500 libras. Realicemos el ejercicio con la propiedad raíz. Compras un terreno de 50 hectáreas por 100.000 libras esterlinas, cerca de lo que será una avenida principal, con lo cual, se estima que esta propiedad o lo que se construya en ella, tendría una valorización de por lo menos el 10%. Finalmente, construyen la avenida enfocada en una serie de nuevos condominios y centralizan la infraestructura y servicios, incluido un centro comercial, hacia una ubicación geográfica diferente.

Pasado un año la tenencia de la tierra comprada ha perdido su valor en un 20%. ¿Ha actuado como un activo? Pero aunque no, sigue existiendo la probabilidad de valorizarse o rentabilizarse en algún momento del tiempo. Por lo que esto nos invita entonces a pensar en que, en bienes inmobiliarios, la virtud de activo pueda tener que ver con el tiempo. Y allí entra la inquietud de definición, para quienes discuten si las criptomonedas son activos, pasivos o estafas.

Durante procesos largos intercalados con procesos cortos, algunas criptomonedas han dado felicidad o tristeza a sus inversionistas. Bitcoin, por su parte, tuvo un proceso lento y largo de afianzamiento y luego cambió su carácter para convertirse en algo más volátil, precisamente cuando más personas empezaron a invertir en él de manera inusitada y a mover su compra/ venta.

Algunas personas acertaron habiendo comprado por efecto de confianza y paciencia, otros perdieron por efecto del desconocimiento o pánico, factores personales que no tienen nada que ver con la estructura del activo. Según sus percepciones, hoy unos siguen comprando y vendiendo.

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 02 de Agosto

Esto nadie lo puede modificar, por lo tanto, es cuestión de manejar los tiempos. En este sentido, quien piensa que comprar una criptomoneda para tenerla de ahorro por si acaso una calamidad echar mano de este, se lleva un chasco, porque puede que cuando la requiera justo en ese momento la criptomoneda tenga tendencia bajista, y sacarlo le ocasione pérdidas.

Las criptomonedas sí son un ahorro, pero para sacarle provecho cuando se de la oportunidad, no cuando necesites el efectivo. A esta difícil situación de contar y no contar con la divisa, algunos le adjudican el carácter de “estafa”.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *