El encuentro de los grandes estuvo dominado por la guerra en Ucrania y la determinación de los países integrantes de aislar a Moscú

Culminó la Cumbre del G7 y el encuentro de los grandes estuvo dominado por la guerra en Ucrania y la determinación de los países integrantes de aislar a Moscú, pero también se abordaron otros temas. Por ejemplo, el principal impulsor de la adopción de nuevas sanciones contra Rusia fue Estados Unidos, respaldado por el Reino Unido. Entre las medidas finalmente consensuadas, se destaca el límite de precios al petróleo, así como la prohibición a las exportaciones de oro ruso.

Le puede interesar: Se asegura que la formación en habilidades de bares y restaurantes esté en pie de igualdad con los títulos universitarios

En el caso de Francia, Alemania e Italia, estos son propósitos aún por concretar, puesto que toda nueva sanción debe ser asumida por el conjunto de los 27 miembros de la Unión Europea. También, los jefes de Estado del G7 anunciaron una conferencia internacional para la reconstrucción de Ucrania, y un plan con este objetivo que será coordinado y aplicado por Kiev. El apoyo financiero a Ucrania asciende en el 2022 a más de 2.800 millones de dólares para ayuda humanitaria y el G7, está dispuesto a aportar 29.500 millones de dólares en apoyo presupuestario.

Los líderes reafirmaron su compromiso con los Acuerdos de París y subrayaron la importancia de acelerar una transición que sea «limpia y justa», y que garantice la seguridad energética. En tal sentido, prometieron avanzar con la descarbonización, lo que será uno de los objetivos centrales del Club del Clima, sin embargo, no se anunciaron objetivos concretos.

El comunicado final del G7 constata que la agresión rusa a Ucrania ha exacerbado el impacto económico de la pandemia del coronavirus. Elq fuerte aumento de los precios de la energía y los alimentos han disparado la inflación a niveles que no se veían desde hace décadas. El comunicado constata la necesidad de impulsar acciones multilaterales y fórmulas de ayuda para los países más vulnerables entre las se cuenta una reestructuración de las deudas.

Entre los estragos de la guerra está el impacto de la economía mundial y la preocupación ante una hambruna global que podría afectar a 300 millones de personas, por el bloqueo ruso al trigo ucraniano.

 Por ello, se acogió la propuesta de EE.UU. de destinar 5.000 millones de euros para combatir la inseguridad alimentaria. La mitad de esos fondos los aportará Estados Unidos.

Así mismo, el G7 incluye en sus conclusiones la lucha contra el trabajo esclavo en las cadenas de suministros. Es decir, excluir del comercio global aquellos productos fabricados en condiciones de explotación laboral. Esto considera, un toque de advertencia en dirección a China.

Le puede interesar: Los autos eléctricos se enfrentan a tener que instalar dispositivos de seguimiento

Se aprobó también, el plan que el presidente Biden presentó de apoyo a la construcción de infraestructuras en países de ingresos medios y bajos que acerquen a Asia y Europa como, por ejemplo, un cable submarino que sirva para afianzar el comercio digital entre esos dos continentes y para contrarrestar el avance chino en su Ruta de la Seda. A ese fin se dedicarán hasta 600.000 millones de dólares hasta el 2027. Así culmina una reunión más de los países más poderosos del planeta, con decisiones de impacto de una u otra manera para la humanidad.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *