Gobierno nacional controlará el sistema ferroviario británico

La industria ferroviaria se simplificará, pero aún estará privatizada, con la creación del Gran Ferrocarril Británico, controlado por el gobierno, para garantizar la calidad del servicio. Esto se acordó como parte del plan del primer ministro británico, Boris Johnson, de recuperación económica del Reino Unido tras la pandemia del Covid-19

De esta manera, el control de la infraestructura y los servicios ferroviarios estará bajo el control del nuevo organismo público de plena competencia y se reemplazarán las  franquicias actuales por contratos, esto con el objetivo de incentivar a las empresas privadas en la puntualidad y eficiencia en lugar de aumentar los ingresos.

Great British Railways administrará y planificará la red, además de proporcionar boletos en línea, información y compensación para pasajeros en todo el país. Así mismo, agilizará y simplificará las tarifas, incluida la extensión de los sistemas sin contacto y de pago por uso a más partes del país.

Le puede interesar: 10 mil policías vigilarán que los viajeros cumplan con la cuarentena.

El primer ministro, Boris Johnson, dijo que era “un gran creyente en el ferrocarril”, sin embargo, aceptó que: “Durante demasiado tiempo, los pasajeros no han tenido el nivel de servicio que se merecen”. El secretario de transporte, Grant Shapps, agregó que los pasajeros habían sufrido “años de fragmentación, confusión y exceso de complicaciones”.  

Para Grant Shapps Great British Railways “se convertiría en una única marca familiar con una nueva visión audaz para los pasajeros: servicios puntuales, boletos más simples y un ferrocarril moderno y ecológico que satisfaga las necesidades de la nación”.

“Nuestro plan se basa en el pasajero, con nuevos contratos que priorizan un rendimiento excelente y mejores servicios, mejor valor en las tarifas, y creando un liderazgo claro y una responsabilidad real cuando las cosas vayan mal “, según los objetivos del gobierno.

Le puede interesar: Británicos que viajen a Francia necesitarán tener pruebas de su alojamiento.

Uno de los elementos más importantes en la nueva estructura tiene que ver con la incorporación de un nuevo boleto de temporada nacional flexible, que comenzará a regir a finales de junio para incentivar los viajes por tren a niveles pre pandémicos.

No obstante, hay preocupación entre sectores de la oposición y sindicatos que temen que los cambios repercutan en aumentos de tarifas, recortes de mil millones de libras en la red ferroviaria y que se mantenga semi privatizado el servicio al dejar a las mismas empresas que están trabajando actualmente en el manejo de los trenes.

En respuesta voceros del gobierno reiteraron que el objetivo es mejorar los viajes, ofrecer una supervisión independiente y una clara responsabilidad al crear un nuevo conjunto de tarifas que sean más sencillas y rentables.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *