¿Guerra nuclear? , columna de opinión

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha alertado de que Ucrania pudiese convertirse en el primer escenario de un conflicto atómico, ya sea como diseño o por accidente.


Esto último es lo que pasó en abril 1986 con la explosión de la planta nuclear ucraniana de Chernobyl, ubicada al norte de Kiev. Nuevamente, esto pudo haber acontecido cuando las tropas rusas pasaron por allí o luego capturaron en medio del fuego y las bombas a Zaporizhzhia, el mayor producto de energía atómica de su tipo en Europa.

Le puede interesar: Duques de Cambridge bailaban con los lugareños en un festival que les daba la bienvenida a Belice


Hasta hace 3 décadas, Ucrania era la tercera potencia nuclear del mundo (llegó a tener más armas atómicas que la suma de las que tenían China, Francia y Reino Unido), pero las desmanteló para recibir ayuda de Washington y Moscú. Hoy es la séptima potencia mundial en esa clase de energía, teniendo unos 15 reactores nucleares en todo su territorio.


Putin ha puesto en alerta máxima a su arsenal atómico, mientras que la OTAN ha movilizado a decenas de miles de tropas en sus fronteras con Rusia y Belarús, y tiene varios misiles con armas de destrucción masivas apuntándoles.


El pobre pueblo ucraniano viene pagando con su dolor, sus muertos, sus millones de desplazados y la destrucción de muchos de sus hogares, los platos rotos de un conflicto que hay entre la Casa Blanca y el Kremlin por sus respectivas zonas de influencia. La UE y la OTAN han empujado al Gobierno derechista de Zelenski a que pida ser admitida en estas entidades, pero algunos de sus componentes no concuerdan con ello y estas son incapaces de entrar a una guerra con Moscú.

Le puede interesar: Atentos a los vehículos ‘supercab’ encubiertos que usa la policía para pillar infractores


Este conflicto, que puede extenderse o amenazar a toda la humanidad, ha podido ser evitado o puede ser anulado si Ucrania acepta mantener un status neutral como el que ha venido teniendo o los que mantienen Irlanda, Suiza, Austria, Finlandia o Suecia desistiendo de querer entrar a la OTAN y de dotarse de armas de destrucción masivas; si las tropas rusas se repliegan y se acaban los bombardeos de rusos contra ucranianos y de Kiev contra los ruso-hablantes de Ucrania; y si se permite que las distintas regiones de Ucrania que así lo desean puedan realizar referéndums sobre su autodeterminación, los mismos cuyos resultados sean reconocidos internacionalmente.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *