Los cambios que algunos ven como ‘amenaza’ en el plebiscito chileno

Santiago. Chile se ha sumergido en un clima de incertidumbre y expectativas a un mes del plebiscito para aprobar o rechazar una Constitución que marcaría otro rumbo y que fue elaborada durante un año por 154 convencionales electos en votación popular y democrática.

La inédita Convención Constitucional estuvo integrada paritariamente por hombres y mujeres, incluyó a pueblos originarios y la mayoría de sus miembros fueron independientes, sin militancia política. La Convención entregó su propuesta el 4 de julio con definiciones votadas por al menos dos tercios y que serán aprobadas o rechazadas por el pueblo chileno el 4 de septiembre, en un plebiscito con voto obligatorio por primera vez desde el 2012.

Le puede interesar: Retos y premisas

Podrán votar 15 de los 19,5 millones de chilenos y expresar el “apruebo” o “rechazo” al texto. El arranque formal de la campaña para el plebiscito se produce este jueves 4, cuando, por ejemplo, en la televisión abierta comienza una franja de 30 minutos diarios, destinada a argumentar las razones al rechazo y al apruebo, divididos por mitades. La propuesta constitucional traza caminos nuevos, atiende derechos sociales, incorpora a los pueblos indígenas, da derechos a las mujeres, a las minorías sexuales y respeta la naturaleza.

Pero también amenaza intereses de quienes controlan el agua, las reservas mineras, las tierras en sureña región de la Araucanía o las entidades de previsión social. Por eso provoca roces, polariza políticamente y va a determinar el futuro de Chile y de su actual presidente, el izquierdista Gabriel Boric. Diamela Eltit, profesora de castellano, licenciada en literatura y Premio Iberoamericano de letras José Donoso 2010, cree que esta propuesta aborda el conjunto de temas que marcan y marcarán el curso del siglo XXI para este país sudamericano.

“Es integral porque hasta ese texto concurren las extensas luchas sociales tradicionales como son los derechos de salud, vivienda, trabajo, educación, pero también la urgencia de preservar el medioambiente y el cuidado por los animales”, dijo a IPS. “En términos identitarios, plantea la paridad entre hombres y mujeres, el reconocimiento de identidades diversas y de manera primordial, la plurinacionalidad que pone de relieve las culturas de los pueblos indígenas.

Este texto modifica estructuras políticas y en materias económicas, pone límite al neoliberalismo salvaje que nos rige”, analizó. Eltit piensa que la propuesta será aprobada, pero advierte que esa aprobación “generará tensiones, se detonarán campos de fuerzas, porque las elites se resistirán a su implementación, pero, en definitiva, habrá un trazado inamovible para horadar las desigualdades que tanto han dañado a millones de vidas”. Por el contrario, el exconvencional Cristián Monckeberg, expresidente del Partido Renovación Nacional, una confluencia de fuerzas de derecha, criticó duramente la propuesta constitucional.

“Tenemos hoy un país dividido en torno a una propuesta que debería haber sido más bien unitaria”, declaró a IPS. A su juicio, “se ha generado un país dividido pase lo que pase, y con consecuencias complejas que van a necesitar fineza política para poderlas administrar y buscar una solución”. “Gane el rechazo o la aprobación, se requiere un presidente de la República respetado por todos.

Y el presidente Boric está cometiendo un error garrafal al transformarse en jefe de campaña. Eso va a complicar muchísimo su rol de jefe de Estado para que el día siguiente, el 5 de septiembre, busque una solución de cualquier tipo”, argumentó. Boric, en la presidencia desde marzo, respalda su aprobación, pero ha reiterado que ambas opciones plebiscitarias son legítimas.

LE puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 22 de Agosto

Defiende su rol protagónico argumentando que es su deber informar a los ciudadanos para que voten con conocimiento. Según Monckeberg, “se va a necesitar mucha destreza y agilidad para construir escenarios de implementación en el caso del triunfo de la propuesta, porque no creo que se modifique nada si gana esta opción. Y si gana el rechazo, será más posible construir una Constitución un poquito más unitaria, más consensuada”, comentó.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *