Variantes del coronavirus se propagan por el mundo, lo que agrega urgencia a la carrera para poner fin a la pandemia

Los investigadores han registrado modificaciones en el material genético del coronavirus a medida que se ha expandido por todo el mundo. Y mientras se han desarrollado vacunas que luchan contra la supervivencia del patógeno, los científicos también esperan que el virus obtenga mutaciones que le permitan propagarse con mayor facilidad o escapar a la detección del sistema inmunitario.

De acuerdo a un estudio científico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Birmingham y el organismo gubernamental Salud Pública de Inglaterra, la nueva cepa británica del coronavirus, es un 70% más contagiosa que la original porque se replica en la garganta.

Su existencia fue evidenciada durante el pasado mes de septiembre. Y el 14 de diciembre, las autoridades del Reino Unido informaron a la OMS acerca de las características de su mutación.

Le puede interesar: Gobierno espera abrir centros de vacunación de 24 horas para finales de enero.

Las autoridades de Gran Bretaña están llevando a cabo investigaciones epidemiológicas y virológicas para evaluar los cambios que conlleva esta nueva variante en la transmisibilidad, la gravedad de la infección, el riesgo de reinfección y la respuesta de anticuerpos.

En todo caso, actualmente Reino Unido vive una creciente presión hospitalaria y expertos esperan que empeore en los próximos días por el drástico y reciente aumento de casos, debidos en gran medida a esta nueva cepa.

Vale la pena mencionar que aún no se sabe con certeza si esta variante se originó en un paciente en Inglaterra o si se importó de otro país con una capacidad limitada para identificar sus propias variantes. La hipótesis es que surgió de alguien con un sistema inmunitario débil que permitió que el virus estuviera en su cuerpo durante bastante tiempo, logrando así mutar y multiplicarse.

Le puede interesar: Reino Unido tiene la tasa de mortalidad más alta del mundo por coronavirus.

Ahora bien Sudáfrica, el país de África más golpeado por el coronavirus, se encuentra inmerso en una segunda ola marcada por otra variante que fue encontrada allí.

Al igual que la variante británica, investigaciones apuntan a que tiene una mayor carga viral que la hace más transmisible, por lo que sería más fácil contraer el virus si se está expuesto a él.

La Organizacion Mundial de la salud ha indicado que las nuevas variaciones del Reino Unido y Sudáfrica “no significan que el coronavirus se comporte de forma diferente”, pues es habitual que, cuando un virus muta, lo haga a una variante más contagiosa, no más mortal.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón identificó una variante más del coronavirus en cuatro pasajeros repatriados desde Brasil.

Por el momento no se ha determinado el grado de transmisibilidad, patogenicidad y efectos que pueda tener sobre los métodos de prueba y vacunas.

El instituto añadió que será fundamental que las personas infectadas se mantengan bajo control mientras se realizan las investigaciones epidemiológicas que permitan identificar la fuente de infección y el curso clínico.

Vale la pena mencionar que todos los virus cambian con el tiempo, y lo mismo ocurre con el SARS-CoV-2. Aún hacen falta nuevas investigaciones para comprender mejor el impacto de una mutación específica en las propiedades del virus y en la eficacia de los diagnósticos, los tratamientos y las vacunas.

Estas investigaciones son complejas y requieren tiempo y colaboración entre los diferentes grupos de investigación.

Aún así, desde diciembre laboratorios de todo el mundo trabajan a la carrera para averiguar si las variantes detectadas pueden ser más escurridizas para las vacunas que se están administrando.

Científicos de la Universidad de Texas (EE.UU.), que trabajan para Pfizer, por ejemplo, aseguran que la mutación N501Y, presente tanto en la variante británica como en la sudafricana, no disminuye la actividad de los anticuerpos generados por la vacuna de Pfizer y BioNTech. Sin embargo, estos resultados no evalúan el posible efecto de las otras decenas de mutaciones presentes en las dos variantes.

Entender estas dinámicas y su posible influencia en la eficacia de las vacunas requiere un seguimiento a gran escala. Y aunque es pronto para conocer a profundidad los efectos de estas mutaciones, que estén apareciendo requiere una vigilancia muy estrecha, pues el hecho de que sean más contagiosas, hace que aumente el número de casos, las hospitalizaciones, la necesidad de UCI’s, y por tanto, el número de muertes.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *