De Marx a Stephen Geary

Y aprovechando la relativa cercanía, siempre dentro del área de Hampstead, no podríamos pasar sin hacer una visita al célebre cementerio de Highgate, donde se encuentran algunas tumbas célebres, entre ellas una de las tumbas más visitadas en el mundo: la del filósofo y revolucionario alemán Karl Marx. Fue inaugurado en 1839, con diseño del arquitecto Stephen Geary, como parte de un plan para dotar a Londres de una serie de siete camposantos privados que fueron llamados Los Siete Magníficos.

Le puede interesar: El ‘GOLDEN SYRUP’ de los latinoamericanos

En su entorno (además de una sección moderna del cementerio que se encuentra separada por una calle) podemos atravesar hermosos parques, con construcciones victorianas y la majestuosa abadía de Highgate. El cementerio tiene unas 15 hectáreas caracterizadas por su flora boscosa con abundante fauna salvaje, en donde se distribuyen mausoleos y tumbas de estilo neogótico victoriano.

Muchos de ellos albergan los restos de personajes famosos como Karl Marx, Eric Hobsbawm, George Michael, Lucian Freud, George Eliot , Michael Faraday, Alexander Litvinenko, los padres y hermanos de Charles Dickens, así como otros numerosos artistas y políticos notorios de la época victoriana. En cuanto a la célebre tumba de Karl Marx, la mayoría de los miles de visitantes que recibe ignoran que el gran monolito coronado por el busto del filósofo comunista no fue el emplazamiento original.

le puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 15 de Agosto

En realidad, en una zona más oculta del mismo cementerio, se encuentra el verdadero lugar donde durante cerca de un siglo estuvieron sus restos mortales, en la misma tumba de su mujer y uno de sus hijos. Hoy en día la tumba, aunque ya vacía, sigue existiendo y es reconocible por una sencilla lápida horizontal con las inscripciones casi borradas por el paso de los años.

Para terminar este paseo que puede llevarnos buena parte de un día, por supuesto lo ideal es atravesar el parque de Hampstead Heath, del que hablaremos especialmente en otra ocasión.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *