El nuevo aumento en la tasa de interés bancario

El Banco de Inglaterra prefirió ignorar sus preocupaciones sobre una fuerte desaceleración en la economía británica y subir las tasas de interés nuevamente, mientras intenta abordar una tasa de inflación en curso de dos dígitos.

El  nuevo aumento en la tasa de interés bancario, sigue a la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de aumentar los costos de endeudamiento al máximo desde 1994 con un incremento de la tasa de 75 puntos básicos el miércoles.

Los mercados financieros en el Reino Unido ya había pronosticado un aumento de un cuarto de punto porcentual en la tasa bancaria al 1,25%.

Pero los inversores han puesto una probabilidad de casi el 50% en un aumento de medio punto por parte del BoE, algo que no ha hecho desde 1995.

El BoE ya ha aumentado los costos de los préstamos cuatro veces desde diciembre, cuando se convirtió en el primero de los principales bancos centrales del mundo en aumentar las tasas después de la pandemia de coronavirus.

El Reino Unido, más que muchas otras naciones ricas, enfrenta una combinación de alta inflación y crecimiento cero o una recesión.

La economía británica ya muestra signos de desaceleración y será la más débil entre los países grandes y ricos del mundo el próximo año, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Pero la inflación, que alcanzó un máximo de 40 años del 9% en abril, superará el 10% a finales de este año, más de cinco veces el objetivo del 2% del BoE, según las últimas previsiones del banco central.

Esos pronósticos aún podrían resultar demasiado bajos después de una reciente caída en el valor de la libra que se sumará al costo de las importaciones, principalmente de petróleo y gas.

Los analistas consideran que el Reino Unido está atrapada en lo peor de ambos mundos y eso es lo que hace que la formulación de políticas sea tan difícil y advierten que aún se podría enfrentar a un período complicado por delante con la inflación aumentando y la desaceleración del crecimiento.

Parte del problema de la inflación británica es el mecanismo del país para regular los precios domésticos de la energía, lo que significa que es probable que el aumento de los precios dure más que en otros lugares.

A eso se suma una grave escasez de trabajadores para cubrir las vacantes, lo que está aumentando considerablemente los salarios de algunos y podría echar leña al fuego de la inflación.

El otro tema que preocupa tiene que ver con el Brexit, en momentos en que el gobierno del primer ministro, Boris Johnson, está enfrascado en una disputa con la Unión Europea por el plan de eliminar parte del protocolo de Irlanda del Norte , lo que podría conducir a mayores barreras comerciales con el bloque y precios más altos.

El emisor británico nuevamente considera que la serie de aumentos de tasas aún tiene que continuar, aunque el mes pasado sugirió que los inversores estaban yendo demasiado lejos al fijar el precio de la tasa bancaria en un 2,5% a mediados del próximo año.

Desde entonces, esas apuestas de aumento de tasas han aumentado nuevamente con los mercados fijando el precio de la tasa bancaria en casi el 3% tan pronto como en diciembre.

El aumento se debe en parte a las expectativas de una mayor ayuda del gobierno para cubrir el costo de vida después de que el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, anunciara un nuevo apoyo en mayo y con el primer ministro Boris Johnson buscando formas de apuntalar su decaída popularidad.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *