La falta de sueño también puede ser una advertencia o un riesgo en sí mismo

Dormir al menos cinco horas por noche puede reducir las posibilidades de que los mayores de 50 años sufran múltiples problemas de salud crónicos, dicen los investigadores.

Le puede interesar: Huelgas ferroviarias por salarios y condiciones los días 3, 5 y 7 de noviembre

La mala salud puede interrumpir el sueño, pero la falta de sueño también puede ser una advertencia o un riesgo en sí mismo, dicen.

Hay evidencia de que el sueño ayuda a restaurar, descansar y rejuvenecer el cuerpo y la mente, pero aún no está claro por qué el «número dorado del sueño» podría ser importante.

El estudio de PLoS Medicine hizo un seguimiento de la salud y el sueño de los funcionarios del Reino Unido.

A los cerca de 8000 participantes se les preguntó: ¿Cuántas horas de sueño tienes en una noche promedio entre semana?».

Algunos también usaban un reloj de pulsera para rastrear el sueño.

Y fueron examinados para detectar enfermedades crónicas, como diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas, durante dos décadas de seguimiento:

Los que dormían cinco horas o menos alrededor de los 50 años tenían un 30 % más de riesgo de padecer múltiples enfermedades que los que dormían siete horas.

Dormir menos a los 50 años también se asoció con un mayor riesgo de muerte durante el período de estudio, relacionado principalmente con un mayor riesgo de enfermedades crónicas

Los expertos generalmente recomiendan unas siete u ocho horas, dicen los investigadores del University College London y la Paris Cité University.

¿Por qué dormimos?

Los científicos no lo saben con certeza, pero está claro que el sueño ayuda al cerebro a procesar los recuerdos y es bueno para el estado de ánimo, la concentración y el metabolismo.

El sueño también es una oportunidad para que el cerebro se limpie de desechos.

Cansarse durante el día manteniéndose ocupado y activo, pero disminuya la velocidad hacia la hora de acostarse, Evita las siestas diurnas.

Establezca una buena rutina nocturna y asegúrese de que su dormitorio sea relajante y propicio para dormir: cortinas gruesas o persianas opacas, temperatura ambiente y ropa de cama cómodas, y sin grandes distracciones, como desplazarse en un teléfono inteligente en la cama

Reduzca o elimine la cafeína y el alcohol cerca de la hora de acostarse

Si no puede quedarse dormido, no lo fuerce ni se sienta frustrado: levántese y haga algo relajante por un momento, como leer un libro, y luego regrese cuando tenga más sueño.

Le puede interesar: Jefes del NHS explicaron detalles de sus planes para ayudar al servicio de salud a hacer frente este invierno.

Si trabaja en turnos antisociales, intente dormir un poco antes de su primera serie de noches, para hacer la transición. Si viene de la noche, intente una siesta para salir adelante y luego vaya a la cama temprano esa noche.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *