La inflación británica decepciona las expectativas, plantea dudas sobre recortes de tasas

Los datos de inflación del Reino Unido publicados el miércoles mostraron una desaceleración menos pronunciada de lo esperado en marzo, lo que sugiere que los recortes de tasas de interés podrían no estar en el horizonte tan pronto como se pensaba.

Aunque la tasa anual de inflación cayó al 3,2%, su nivel más bajo en dos años y medio, fue mayor que las previsiones del Banco de Inglaterra y los economistas.

Esto provocó una disminución en las apuestas sobre futuros recortes de tasas, lo que a su vez fortaleció la libra esterlina.
El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, había sugerido anteriormente que la disminución de la inflación podría allanar el camino para recortes de tasas.

Sin embargo, ahora indica que las dinámicas de inflación divergentes entre Estados Unidos y Europa podrían alterar esa perspectiva. La tasa de inflación en EE.UU. ha aumentado, lo que plantea interrogantes sobre si el Reino Unido seguirá la misma tendencia o si verá una estabilización en su inflación.

A pesar de la desaceleración registrada, los analistas advierten que el país aún enfrenta desafíos en su lucha contra la inflación. Ruth Gregory, economista jefe adjunta de Capital Economics para el Reino Unido, señaló que existe el riesgo de que la inflación se estanque, lo que podría influir en las decisiones de política monetaria en el futuro cercano.

La incertidumbre sobre la dirección de las tasas de interés podría persistir hasta que se clarifique la trayectoria de la inflación en los próximos meses.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *