Países europeos buscan acuerdos con Rusia para negociar la compra de su vacuna Sputnik V

Varios países europeos buscan acuerdos con Rusia para negociar la compra de su vacuna contra Covid-19 Sputnik V, en un intento por acelerar la vacunación en medio de la tercera ola de la pandemia, y por fallas en suministros de las farmacéuticas.

El tema la vacuna rusa fue discutido por el presidente Vladimir Putin, con sus colegas de Alemania, Angela Merkel, y de Francia, Emmanuel Macron en una conferencia telefónica, confirmó el Kremlin. La conversación entre los tres gobernantes se da justo cuando el regulador europeo está realizando una revisión de la vacuna Sputnik V, y se contempla que expertos de la UE viajen a Rusia en abril para evaluar los ensayos clínicos e inspeccionar el proceso de producción.

Algunos analistas consideran que llevar el tema de la vacuna rusa a la mesa entre los jefes de estado podría darle un empujón para que la Agencia de Medicamentos apruebe la dosis de Sputnik V lo más pronto posible. El gobierno ruso comenzó a aplicar su vacuna en agosto pasado, incluso antes de que se completaran los ensayos clínicos a gran escala. Esa movida generó suspicacias sobre su seguridad. No obstante, los resultados de los análisis hechos recientemente señalan que la dosis rusa tiene más del 90% de efectividad.

En el lado europeo hay una fuerte presión por buscar alternativas de vacunas ante la lentitud del proceso de vacunación promovido por la Unión Europea, la cual hasta el momento solo ha conseguido inmunizar alrededor del 10 por ciento de la población adulta en los 27 países miembros del bloque. Por el momento, las autoridades europeas esperan recibir en abril un lote de 300 millones de dosis de las farmacéuticas Pfizer / BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca listas para llegar en abril, mayo y junio.

Le puede interesar: Más de 3.7 millones de personas clínicamente vulnerables ya no tendrán que mantenerse en sus casas desde el 1 de abril.

Sin embargo, la experiencia ante la escasez vivida en estos primeros meses, ha hecho que el gobierno alemán hiciera los primeros acercamientos a la farmacéutica rusa Sputnik V, para comprar sus vacunas, una vez que la Agencia Europea de Medicamentos de la luz verde para su uso. En el caso de Francia, los acercamientos han sido más tímidos; el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, acusó a Rusia y a China de emprender una diplomacia de vacunas para ganar influencia y puntos en el extranjero.

“En términos de cómo se gestiona, [la vacuna Sputnik V] es más un medio de propaganda y diplomacia agresiva que un medio de solidaridad y ayuda sanitaria”, dijo Le Drian a medios franceses. Por su lado, Thierry Breton, el comisionado francés de la Unión Europea, dijo que la región contaba con la capacidad para aplicar entre 300 y 350 millones de dosis de vacunas y que era innecesario acudir a las vacunas rusas.

Al respecto, la farmacéutica Sputnik V acusó a Breton de estar “claramente sesgado”, al exigir una aclaración a la autoridad europea sobre su posición oficial sobre el tema porque era una pérdida de tiempo buscar la aprobación de la EMA debido a sus prejuicios políticos. Por eso el acercamiento entre los jefes de estado de Alemania y Francia con el presidente ruso es visto como un intento por bajar las tensiones sobre el tema de las vacunas y hasta influir en su reconocimiento europeo.

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias internacionales de este 31 de marzo.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *