Un milagro para tí

En estos tiempos hablar de curaciones milagrosas, realizadas únicamente por la oración de fe, puede parecer para muchos algo del pasado o que podemos encontrar solamente en los libros de mitos y leyendas.

Para todos aquellos incrédulos, solo tengo una palabra: ¡Pruébalo! La oración de fe lo puede todo y lo consigue todo. Dios no tiene necesidad de engañar a nadie, por el contrario, nos brinda la oportunidad de invocar con fe su nombre, para recibir su energía sanadora y así, crear milagros extraordinarios para maravilla de muchos.

Le puede interesar: Impulsar más empleos temporales es una de las apuestas de la Declaración de Los Ángeles

Por mi propia experiencia sé que vivimos una época asombrosa, donde el Creador del Universo, regala a todos por la fe y la oración, los dones espirituales sin discriminación de religión, creencia, moralidad o raza. Sólo basta pedirlos con fe, para que la grandeza y el poder de Dios, actúen a través de cada uno de nosotros, canales de energía y vibración amorosa.

A continuación les doy testimonio de uno de los miles de milagros que he podido ser testigo en el cumplimiento de mi propósito divino en este universo: nte una terapia de sanación en México, tuve la oportunidad de conocer a una mujer llamada Marta.

Ella estaba felizmente casada y tenía dos hijos. En un viaje sufrió un terrible accidente en el que, además de perder a su esposo y a sus dos hijos, sufrió una grave lesión en su cadera y quedó con marcas en su rostro UN MILAGRO PARA TI LA FE OBRA CAMBIOS INCREÍBLES que le recordaban cada día su sufrimiento.

Esto la hacía sufrir mucho. Cuando nos encontramos por primera vez, pude sentir que era una mujer sin esperanza pero, sobre todo, sin fe, que estaba derrotada y ya no tenía ganas de vivir. —Padre Camilo —me dijo— he pasado muchas noches en blanco llorando por mi desgracia.

“¿Por qué? ¿Dios, por qué yo? le preguntaba…” —Dios nunca te ha abandonado. No abandona a ninguno de sus hijos. Es como un buen padre que tiene millones de hijos y que está pendiente de cada uno, pero su amor es igual para todos. Tras varias cirugías, Marta se resignó a que no volvería a caminar.

Su vida jamás sería igual. La invité para que asistiera a una eucaristía de sanidad en la casa de unos amigos. —Por el Una fuerza poderosa que logra cambios inesperados y sorprendentes se mueve alrededor de la fe. Aún más cuando la práctica se hace en compañía de muchas personas a través de la oración deseando esa transformación. don de la fe se suceden milagros increíbles, —le dije.

El ambiente se sentía pleno de una energía vital y de compasión. Grupos de personas cantaban y oraban. Marta estuvo en la eucaristía en la que hice una súplica por la sanidad de todos los enfermos. Ella se fue para su casa y me cuenta que se sintió profundamente cansada. Era como si hubiera corrido una maratón.

Durmió durante toda la tarde, y la despertó una sensación de intenso calor en todo el cuerpo, en especial en sus piernas y cadera. “Santo Dios, que todo esté bien. ¿Ahora qué otra cosa más me puede pasar?”, pensó.

Marta intentó levantarse con la ayuda de sus muletas como siempre, pero al intentar alcanzarlas, algo que le resultaba muy penoso, se sorprendió porque le LA ORACIÓN DE FE LO PUEDE TODO Y LO CONSIGUE TODO.

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 01 de Agosto

resultó muy simple. Cuando se puso de pie, notó que el dolor y la atrofia en sus piernas y su cadera se habían ido. Dio dos pasos. Caminó por el pasillo y empezó a saltar de euforia. “Padre Camilo. Gracias — decía en una llamada que me hacía—Esto es un milagro de Dios”. ¡Gloria a Dios! Al acudir a su examen rutinario, el doctor se mostró perplejo ante la milagrosa recuperación de una mujer que se suponía tendría que vivir toda la vida atada a unas muletas. Esto es prueba de lo que decía al principio de esta nota. La fe y la oración lo pueden todo, solo necesitas creer infinitamente en Dios y los milagros se obrarán. Además, nunca olvides agradecer y verás como cosas imposibles sucederán en tu vida, ¡Gracias, hecho está!

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *