El gobierno del Reino Unido no ha controlado sus fronteras

La secretaria del Interior, Suella Braverman, reconoció  que el gobierno del Reino Unido no ha controlado sus fronteras, culpando a los migrantes y a los contrabandistas por el caos en el centro de procesamiento de Manston de Kent.

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 24 de noviembre

Sin embargo, también dijo que el Ministerio del Interior necesitaba mejorar su eficiencia.

Los parlamentarios interpelaron a la secretaria del Interior  a quien se le había sido advertido cuatro veces de que mantener a los migrantes en Manston podría estar infringiendo la ley.

Informes anteriores sugerían que se le dijo a  Braverman que no proporcionar adaptaciones alternativas infringía la ley.

Braverman le dijo al Comité Selecto de Asuntos de Interior que no comentaría los documentos filtrados.

Sin embargo, dijo que sabía que desde septiembre Manston tenía un problema.

Durante la sesión del comité parlamentario, Braverman fue cuestionada sobre qué rutas legales estaban disponibles para los refugiados que no forman parte de los planes de reubicación de Ucrania, Hong Kong o Afganistán.

«Si puede llegar al Reino Unido, puede presentar una solicitud de asilo», dijo Braverman. Algo que fue replicado por el comité parlamentario, que resaltó que  para algunos refugiados, la entrada ilegal era la única manera de llegar al Reino Unido.

El centro de procesamiento de Manston fue diseñado como un lugar de retención para un máximo de 1.600 migrantes que llegan en embarcaciones pequeños, cada uno durante un máximo de 24 horas, pero en su apogeo había 4.000 personas allí.

En octubre, los inspectores encontraron familias que habían estado durmiendo en colchonetas en las marquesinas durante semanas.

Un hombre que no estaba bien mientras estaba en el centro murió en el hospital el sábado. Se cree que cruzó al Reino Unido en un pequeño barco a principios de noviembre, y el personal del Ministerio del Interior está tratando de ponerse en contacto con su familia.

El martes, el Ministerio del Interior confirmó que el sitio había sido despejado, ayudado por el mal tiempo en el Canal de la Mancha que causó una caída sostenida en el número de cruces.

Los retrasos en el procesamiento de las solicitudes de asilo están afectando a la salud mental de los refugiados.

Dame Diana Johnson, que preside el comité selecto, refirió que a Braverman se le dijo los días 15 y 22 de septiembre y el 1 y 4 de octubre que el Ministerio del Interior no tenía el poder de detener a los migrantes que esperaban alojamiento.

El comité escuchó que 36 personas que habían estado detenidas en Manston habían sido devueltas a Albania, bajo el acuerdo del gobierno de repatriar a los migrantes y delincuentes.

Esto es de los 12.000 albaneses que llegan al Reino Unido este año, frente a los 800 del año pasado y los 50 en 2020, según cifras oficiales.

Braverman reconoció que el gobierno no ha podido controlar las fronteras del Reino Unido, un problema que el primer ministro Rishi Sunak está absolutamente decididos a solucionar.

La alta funcionaria dijo que la culpa de estas fallas son “las personas que vienen aquí ilegalmente, los contrabandistas, las personas que eligen hacer un viaje ilegal y peligroso para venir aquí por razones económicas».

La secretaria del Interior tiene como objetivo cuadruplicar la velocidad a la que el personal procesa los casos de asilo a medida que el gobierno intenta hacer frente a la acumulación en el sistema.

La Oficina del Interior ha duplicado el número de personal de asilo a más de 1.000 y planea contratar a otros 500 responsables de la toma de decisiones para marzo.

 «Queremos ofrecer cambios sostenibles para alcanzar un mínimo de tres decisiones, por tomador de decisiones, por semana para mayo». La ambición son cuatro decisiones por semana, añadió.

Braverman también fue presionada por los parlamentarios sobre la política del gobierno de enviar a algunos solicitantes de asilo a Ruanda en un intento por reducir los números que cruzan el Canal.

El plan, en virtud del cual el Reino Unido ha pagado a Ruanda 140 millones de libras esterlinas, está actualmente en espera, ya que se enfrenta a una impugnación legal en el tribunal.

La secretaria del Interior insistió en que todavía tenía confianza en el plan y creía que los tribunales lo dictaminarían como legal.

Matthew Rycroft, el funcionario más alto de la Oficina del Interior, dijo que aún no tenía pruebas de que el plan tendría una buena relación calidad-precio.

En respuesta al problema de la falta de rutas seguras y legales hacia el Reino Unido, un funcionario del Ministerio del Interior dijo que el Reino Unido había ofrecido asilo a más de 380.000 personas desde 2015, incluidas las de Hong Kong, Siria, Afganistán y Ucrania.

Le puede interesar: Han sido revelados los peores aeropuertos del Reino Unido por las colas de seguridad

El funcionario esbozó otras rutas legales para personas de otros países.

«Nuestros planes de reasentamiento, patrocinio comunitario y mandato en el Reino Unido son accesibles para los refugiados que han sido evaluados para el reasentamiento por el ACNUR, y no buscamos influir en qué casos se nos remiten», dijo un comunicado.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *