El gobierno del Reino Unido publicó planes para deshacerse de partes del acuerdo posterior al Brexit

La decisión del gobierno británico de hacer cambios unilaterales al acuerdo del brexit, relacionado con el Protocolo de Irlanda del Norte, podría desatar una guerra comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea. La decisión de eliminar apartados del tratado fue defendido por la secretaria de Relaciones Exteriores, Liss Trust, quien aseguró que la misma está dentro de las normas internacionales. Pero desde Europa se amenaza con tomar represalias en el caso de esos planes se concreten.

Le puede interesar: Dos impugnaciones legales de última hora que intentaron detener el vuelo inaugural

El gobierno del Reino Unido publicó planes para deshacerse de partes del acuerdo posterior al Brexit que acordó con la UE en 2019.

Dentro de los cambios se incluyen puntos d el Protocolo de Irlanda del Norte para facilitar el flujo de algunas mercancías desde el Reino Unido a Irlanda del Norte.

Pero la UE se opone a la medida y dice que retractarse del acuerdo viola el derecho internacional.

El gobierno británico dijo que «no hay otra forma» de salvaguardar los intereses esenciales del Reino Unido y argumenta que el término «necesidad» se usa en el derecho internacional para justificar situaciones en las que «la única forma en que un estado puede salvaguardar un interés esencial» es dejando de aplicar, o violando, otra obligación internacional.

Añade que las medidas adoptadas no deben «perjudicar gravemente» los intereses esenciales de otros Estados.

Las modificaciones se establecen en el Proyecto de Ley de Protocolo de Irlanda del Norte, que será debatido y votado por el Parlamento.

El gobierno promete eliminar el papeleo «innecesario» en los controles de mercancías y que las empresas de Irlanda del Norte obtendrán las mismas exenciones fiscales que las del resto del Reino Unido.

El proyecto de ley también garantizará que cualquier disputa comercial se resuelva mediante un «arbitraje independiente» y no por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, agrega.

La jefe de la cartera de Exteriores, Liz Truss dijo que era «una solución práctica y razonable a los problemas que enfrenta Irlanda del Norte» y que el Reino Unido «solo podría avanzar a través de negociaciones si la UE está dispuesta a cambiar el protocolo en sí», y agregó: «Por el momento no lo son».

«Tenemos muy claro que estamos actuando de acuerdo con la ley», dijo.

El gobierno dijo que preferiría una «solución negociada» con la UE que evite la necesidad de que el proyecto de ley se convierta en ley.

Tres partidos en Irlanda del Norte, Sinn Féin, Alliance y SDLP, dicen que el protocolo es necesario para mitigar los efectos del Brexit en Irlanda del Norte.

Sin embargo, ningún sindicalista apoya el protocolo actual tal como está.

El Partido Unionista Democrático (DUP), que obtuvo la segunda mayor cantidad de escaños en las recientes elecciones a la Asamblea de Irlanda del Norte, argumenta que crea una división que podría conducir a la desintegración del Reino Unido y se niega a establecer un nuevo ejecutivo gobernante en Irlanda del Norte con el Sinn Féin, que ganó la mayoría de los escaños en las elecciones, hasta que se le hagan cambios.

La líder de Stormont del Sinn Féin, Michelle O’Neill, acusó al primer ministro británico de crear más inestabilidad e incertidumbre en Irlanda del Norte.

“La acción de Boris Johnson es ilegal, está en clara violación del derecho internacional, independientemente de los detalles”, dijo.

“Él mismo firmó un acuerdo, firmó en la línea de puntos y ahora está legislando para incumplir ese acuerdo internacional”.

Agregó que el protocolo estaba funcionando y acusó al DUP de bloquear la formación de un Ejecutivo en Irlanda del Norte.

El gobierno, en su justificación legal para este nuevo proyecto de ley, también citó el Artículo 16, una cláusula en el Protocolo NI que permite que cualquiera de las partes tome medidas de salvaguardia si la aplicación del protocolo genera serias dificultades económicas, sociales o ambientales que restringen el comercio.

El gobierno ha argumentado que mantener la paz en Irlanda del Norte, proteger el Acuerdo del Viernes Santo y preservar los lazos económicos y sociales entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña son «intereses esenciales» del Reino Unido.

Pero dice que el protocolo actualmente se erige como una «barrera» para formar un nuevo ejecutivo de gobierno en Irlanda del Norte.

Dice que si bien la preferencia del gobierno es un resultado negociado con la UE, mientras tanto, la «tensión» que el protocolo está ejerciendo sobre Irlanda del Norte ha llegado al punto en que el gobierno «no tiene otra forma de salvaguardar los intereses esenciales en juego» que este nuevo proyecto de ley.

Desde la parte europea, se considera un gran problema en Bruselas que intentar anular unilateralmente grandes partes del protocolo acordado y firmado por Boris Johnson.

Como advertencia, la UE buscará reiniciar los procedimientos legales contra el Reino Unido por supuestas infracciones del protocolo, como no llevar a cabo ciertos controles.

Al mismo tiempo, el jefe negociador de la UE ha implorado al Reino Unido que vuelva a la mesa de negociaciones.

Él dice que la UE pronto publicará nuevas propuestas para resolver los problemas prácticos planteados por el protocolo para las personas en Irlanda del Norte.

Las empresas que importan productos de Gran Bretaña a Irlanda del Norte han experimentado dificultades con el protocolo, ya que los controles aumentan los costos y la complejidad.

Los importadores de alimentos y horticultura han enfrentado los mayores problemas, ya que esos bienes enfrentan los controles más onerosos.

Le puede interesar: Downing Street y el Tesoro temen que el aumento de los precios pueda  escalarse aún más

Sin embargo, los exportadores, incluidos los exportadores de alimentos, se han beneficiado porque, a diferencia de otras partes del Reino Unido, han mantenido un acceso sin fricciones a los mercados de la UE.

El primer ministro irlandés, Micheál Martin, pidió negociaciones entre el Reino Unido y la UE para solucionar el estancamiento.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *