El primer ministro, Boris Johnson, ratifica sus intenciones de mantenerse en el cargo

Seguiré cumpliendo con mi trabajo, es la posición que mantiene el primer ministro Boris Johnson, al reiterar que se mantendrá en el cargo, a pesar de haber recibido multa del Scotland Yard por haber roto las reglas de confinamiento y convertir a la sede del 10 de downing Street en una escena de crimen policial.


No es una sorpresa, tras una larga espera de casi dos meses, el primer ministro y el jefe de las finanzas públicas, Rishi Sunak reciben multas por infringir las leyes de Covid después de una investigación policial sobre el llamado PartyGate, que son las fiestas de Downing Street durante el confinamiento.


Estas penalizaciones han reavivado los llamados a que Johnson y Sunak renuncien.


En un acontecimiento sin precedentes, tanto el primer ministro como su canciller fueron multados por infringir sus propias leyes de emergencia introducidas para proteger al país durante la pandemia.
Carrie Johnson, la esposa del primer ministro, también recibirá un aviso de penalización fija, confirmó su portavoz.

Le puede interesar: Una encuesta muestra que casi la mitad de los maestros en Inglaterra planean renunciar en los próximos cinco años


El líder laborista, Keir Starmer, pidió a Johnson y Sunak que dimitieran. «Boris Johnson y Rishi Sunak han infringido la ley y han mentido repetidamente al público británico», dijo. También hay preguntas sobre si Johnson engañó al parlamento, ya que dijo a los diputados de la Cámara de los Comunes que se siguieron todas las reglas de Covid.


El primer ministro le salió al paso a esos pedidos y se disculpó, diciendo que la gente tenía «derecho a esperar algo mejor» después de que se convirtiera en el primer gobernante en servicio en la historia que infringiera la ley.


Johnson confirmó que había sido multado por asistir a su fiesta de cumpleaños número 56 en la sala del Gabinete del número 10 durante el confinamiento, infringiendo las normas que prohíben las reuniones en interiores.

Su esposa Carrie y Rishi Sunak, el Canciller, también fueron multados por asistir al evento el 19 de junio de 2020.

Johnson dijo que «no se le ocurrió» que la «breve reunión» era una violación de las normas, pero añadió que «respetó plenamente» la decisión de Scotland Yard y había pagado la multa.

El Primer Ministro agregó: «Entiendo la ira que muchos sentirán: que yo mismo me quedé corto cuando se trataba de observar las mismas reglas que el Gobierno que dirijo había introducido para proteger al público y acepto con toda sinceridad que la gente tenía derecho a esperar algo mejor».

Sunak también pagó su multa y, en una declaración emitida varias horas después de la del Primer Ministro, dio una «disculpa sin reservas», diciendo que lamentaba “profundamente la frustración y la ira causadas, y lo siento».

Diecisiete ministros del gabinete ofrecieron apoyo público Johnson anoche, incluidos Michael Gove, Sajid Javid y Liz Truss. Sin embargo, los líderes de la oposición exigieron que se retirara al Parlamento y dijeron que el Primer Ministro debería dimitir.

El primer ministro se negó a dimitir, insistiendo en que sentía «un sentido aún mayor de obligación» de quedarse para ayudar a garantizar que Vladimir Putin fracasara en Ucrania y aliviar la carga del costo de vida en el Reino Unido.

Le puede interesar: La amenaza de Covid está siendo ignorada en Inglaterra por razones ideológicas

Concluyó diciendo que adelantaría “esa tarea, con la debida humildad, pero con la máxima determinación, para cumplir con mi deber y hacer lo que sea mejor para el país al que sirvo».

Las multas se refieren a las fiestas celebradas en Downing Street durante el confinamiento y es probable que incluyan una reunión en la sala del gabinete para el cumpleaños de Johnson en junio de 2020, a la que también asistió Sunak.

Esto se produce después de que el Met dijera que había emitido más de 50 multas, y Starmer dijo que la «criminalidad generalizada» puso en tela de juicio la honestidad e integridad de Boris Johnson.

La fuerza ha estado investigando 12 reuniones, incluidas algunas en el jardín de Downing Street, dentro del número 10, y una en la propia residencia del primer ministro en el número 11.

Es probable que las multas provoquen una nueva especulación sobre el liderazgo de Johnson, después de que se enfrentara a una amenaza significativa de su propio partido por el escándalo a principios de este año.

Algunos diputados conservadores han dicho anteriormente que se cruzaría una línea al permitir que un primer ministro permanezca en el cargo si se descubre que ha infringido la ley.

En un momento dado se pensó que unos 20-30 diputados habían presentado cartas solicitando una moción de censura al primer ministro, con 54 necesarios para desencadenar un desafío de liderazgo. Sin embargo, algunos se han alejado de la idea de destituir a Johnson como líder desde la invasión rusa de Ucrania, argumentando que ahora no es el momento de cambiar de líder.

La policía remite a las personas para obtener multas a la Oficina de Antecedentes Penales (ACRO) si los agentes tienen una «creencia razonable» de que la ley ha sido violada.

Si Johnson y Sunak impugnaran las multas, sería probable que se tratara a través del procedimiento de justicia único en un tribunal de magistrados, a puerta cerrada como con miles de otras multas de Covid impuestas durante el confinamiento.

Starmer acusó al primer ministro de mentirle al parlamento sobre las fiestas. «Le dijo al país, le dijo al parlamento, que todas las reglas se habían cumplido en Downing Street, donde vive y trabaja, y ahora es obvio que había una criminalidad generalizada.

«Me temo que cuestiona aún más la honestidad y la integridad del primer ministro, que se puso de pie y dijo que no estaba pasando nada que no debería haber estado pasando. Es obvio que estaba mal y se refleja muy mal en el primer ministro».

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *