El primer ministro enfrenta preguntas sobre su juicio

El primer ministro Rishi Sunak enfrenta preguntas sobre su juicio luego de la renuncia del ministro del gabinete,  Gavin Williamson, luego de reclamos de intimidación contra subalternos.

Le puede interesar: Muertos Señoriales

Sunak responde a los parlamentarios en las preguntas semanales y se le cuestiona cuándo se enteró de los detalles completos de las acusaciones contra Williamson de comportamiento abusivo hacia sus compañeros parlamentarios y funcionarios, aunque niega haber actuado mal.

Sus primeras dos semanas en el cargo ya se había visto ensombrecidas por disputas sobre la designación de su secretaria del Interior, Suella Braverman, y ahora Williamson, quien se vio obligado a dejar el gobierno por tercera vez en menos de cuatro años.

Los laboristas dijeron que el episodio ha demostrado «falta de juicio y liderazgo» por parte de Sunak, a quien también se le cuestiona que en la carta de respuesta dijera que con tristeza aceptaba la renuncia de Williamson.

Williamson fue nombrado ministro sin cartera después de que Sunak, un aliado político cercano, ganara el liderazgo tory hace apenas dos semanas.

Las quejas en su contra surgieron por primera vez cuando The Sunday Times publicó una serie de mensajes de texto cargados de insultos que envió el mes pasado a la entonces líder Wendy Morton.

En los textos, parece quejarse de no haber sido invitado al funeral de la reina, y aparentemente acusa a Morton de «manipular» la asignación de boletos contra parlamentarios que no son «favorecidos» por la entonces primera ministra Liz Truss.

Según los informes, advirtió a Morton que «no lo presione» y dijo que «hay un precio para todo».

Un alto funcionario le dijo más tarde a The Guardian que, durante su tiempo como secretario de Defensa, Williamson les dijo que «se cortaran la garganta» y, en otra ocasión, que «saltaran por la ventana».

El martes, su exdiputada, Anne Milton, también afirmó que se había comportado de una manera «amenazante» e «intimidante» hacia los parlamentarios mientras se desempeñaba como jefe de látigo.

El ex presidente del Partido Conservador, Jake Berry, dijo que le contó a Sunak sobre la queja de Morton el 24 de octubre, el día antes del nombramiento de Williamson.

Voceros del No 10 de Downing Street aseguró que el primer ministro «sabía que había un desacuerdo», pero que no conocía la «sustancia» de los mensajes hasta que fueron publicados por el Sunday Times.

Williamson, de la tolda conservadora,  ha sido denunciado ante el organismo de control de acoso de los parlamentarios, el Plan Independiente de Quejas, por sus mensajes de WhatsApp a Morton.

Se ha informado de que el funcionario del Ministerio de Defensa también ha presentado una denuncia ante el organismo.

Sunak dijo que el lenguaje utilizado en los textos «no era aceptable», pero preguntó si equivalía a intimidación y dijo que era «correcto» dejar que concluyera un proceso de quejas independiente.

La renuncia de Williamson marca la tercera vez que se ve obligado a dejar el gobierno. En 2019, fue despedido como secretario de Defensa, luego de que supuestamente filtrara información confidencial relacionada con la posible participación de Huawei en la red 5G del Reino Unido.

Más tarde ese año, Boris Johnson lo nombró secretario de Educación, pero en 2021 fue destituido por su manejo de los exámenes de A Level, durante la pandemia de covid.

Los partidos de oposición en el Parlamento exigen que «Rishi Sunak explique por qué nombró a Gavin Williamson y luego lo apoyó en lugar de despedirlo.

«Su promesa de liderar un gobierno de integridad ahora se ha hecho añicos», aseguran

En su carta de renuncia, Sir Gavin dijo que refutó la «caracterización» de las afirmaciones «sobre mi conducta pasada», pero sintió que se habían convertido en una «distracción del buen trabajo que está haciendo el gobierno».

Agregó que se había disculpado con el destinatario de los mensajes de texto y cumpliría con el proceso de quejas para «limpiar mi nombre de cualquier irregularidad».

Más tarde tuiteó que no recibiría ninguna indemnización por despido, tradicionalmente otorgada a los ministros cuando dejan el cargo.

En respuesta, Sunak dijo que aceptó la renuncia «con gran tristeza» y agradeció a Sir Gavin por su «apoyo personal y lealtad».

«Su compromiso con los sucesivos gobiernos conservadores y el partido a lo largo de los años ha sido inquebrantable», dijo.

Le puede interesar: Inflación de los precios de los comestibles en el Reino Unido alcanza un récord del 13,9%

Sunak también enfrenta presiones sobre por qué volvió a nombrar a Suella Braverman como ministra del Interior apenas unas semanas después de que se viera obligada a renunciar por infringir las normas ministeriales al enviar un documento oficial a un compañero parlamentario desde su correo electrónico personal. Figuras de la oposición lo han vuelto a acusar de mantenerla en el gabinete como parte de un acuerdo para asegurar su apoyo a su cargo como primer ministro.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *