Los pasajeros de ferrocarriles que se dirigen a Europa se enfrentan al caos fronterizo en 2022

Los pasajeros de trenes, ferries y Eurotunnel que viajen entre el Reino Unido y Francia podrían enfrentar el caos el próximo año cuando se implementen el Sistema de Entrada / Salida (EES) de la UE, planificado desde hace mucho tiempo.

Los jefes de transporte que el sistema, relacionado con el esquema de visa electrónica de Etias, fue diseñado para aerolíneas en lugar de operadores terrestres.

El Sistema se desarrolló mientras el Reino Unido era miembro de la Unión Europea, antes del referéndum de 2016.

Le puede interesar: El Reino Unido ha autorizado la primera píldora que ha demostrado ser eficaz para tratar el Covid-19

Tras la decisión de marcharse, el Reino Unido está sujeto a los requisitos para la recopilación de datos biométricos faciales y de huellas dactilares de todos los visitantes que no pertenezcan al bloque en el área Schengen de Europa.
El cronograma es para que los chequeos sean obligatorios a partir de mayo de 2022, aunque se cree que es probable que esto se retrase hasta más adelante durante el resto del año.

Cuando los ciudadanos cruzan la frontera en un vehículo lo hacen en grupo y no existe un e-gate o entrada electrónica para un automóvil, y no existe un proceso para las personas que viajan en grupo. Todos los procesos en la actualidad como en los aeropuertos se hacen uno por uno.

“Por lo tanto, existe un desajuste entre el concepto sobre el que se operan los controles biométricos tal como existen ahora y la forma en que se mueve el tráfico debido a que no hay forma de hacer un control biométrico sin sacar a todos del vehículo.

Según los jefes del transporte esto no puede suceder porque se está en medio del tráfico y sería equivalente a pedirle a la gente que se baje de su coche en una caseta de peaje de la autopista lo que es inseguro y generaría un caos vehicular.

Le puede interesar: Trabajares de reparto se han duplicado en Inglaterra y Gales en cinco años

Los expertos señalan además que cualquier interrupción en el control de entrada a Francia tiene un efecto dominó inmediato en el tráfico en cuestión de minutos.

Se estima que en esa frontera se movilizan 11 millones de pasajeros cada año, la mayoría en época de vacaciones. En un día pico de verano, se movilizan por esa frontera 600 autos por hora, aproximadamente 2.400-2.500 pasajeros.

Y las vías que están en riesgo de congestión son la M20, la A20 y la A2. Una vez que todas esas áreas están congestionadas, Kent puede volverse intransitable señalaron los expertos del transporte.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *