Emergencia en EEUU por niños migrantes que están llegando a este país sin compañía de adultos

Fotografía: Unsplash.

El gobierno de Estados Unidos se declaró en emergencia por un récord sin precedentes de niños migrantes que están llegando a ese país sin compañía de adultos, la mayoría provenientes de Centroamérica. En un solo día se informó que habrían sido arrestados unos 440 niños que intentaban ingresar indocumentados por la frontera con México.

La emergencia la declaró el secretario de Interior, Alejandro Mayorkas, quien ordenó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) que apoye el esfuerzo del gobierno durante los próximos 90 días para recibir, albergar y transferir de manera segura a los niños no acompañados que hacen el peligroso viaje a la frontera suroeste de Estados Unidos.

Cifras no confirmadas, que fueron divulgadas por medios locales, señalan que unos 3.400 niños fueron detenidos en las últimas dos semanas en la frontera y están siendo albergados en unos centros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que están diseñados para retener adultos, no niños. Solo el fin de semana fueron arrestados unos 440 niños sin compañía de adultos en la frontera. Se informa que hay más de 2 mil niños esperando por hospedajes adecuados para ellos, pero solo hay disponibles unas 500 camas.

“Nunca es seguro venir a Estados Unidos a través de canales irregulares, y esto es particularmente cierto durante una pandemia”, insistió Mayorkas. «Para proteger de manera efectiva tanto la salud y la seguridad de los migrantes como de nuestras comunidades de la propagación del COVID-19, a las personas detenidas en la frontera se les sigue negando la entrada y se les devuelve».

Le puede interesar: Conozca el resumen de noticias internacionales de este 15 de marzo.

El viaje que emprenden los niños no acompañados desde sus países de origen es extremadamente peligroso, y el peligro es más severo durante la pandemia de COVID-19. Como resultado del imperativo de salud pública, los adultos y los niños acompañados están sujetos a las restricciones de viaje relacionadas con COVID-19 y son devueltos a México bajo la autoridad legal de los CDC.

El gobierno federal asegura que está trabajando las 24 horas del día para trasladar a los niños no acompañados de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para que sean atendidos por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) estadounidense.

La idea es colocarlos con un miembro de la familia de cada niño o patrocinador hasta que se resuelva su caso de inmigración. Según las autoridades estadounidenses, los riesgos que plantea la propagación de COVID-19 han hecho que esta misión sea aún más difícil.

La ley estadounidense establece que los menores pueden permanecer un máximo de tres días en esas instalaciones, pero luego tienen que pasar a unos albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), encargado de entregarlos a un familiar o tutor hasta que se resuelva su caso migratorio.

No obstante, los centros de la CBP están tan colapsados que no da tiempo a procesar a los menores y están siendo detenidos una media de cuatro días, según los medios locales.

Ya la semana pasada, la coordinadora de la administración de Biden para la frontera sur, Roberta Jacobson, mostró su preocupación por la crisis migratoria, al insistir en el mensaje de la administración de que ahora no es el momento de viajar a Estados Unidos.

«Es realmente importante que la gente no haga el viaje peligroso en primer lugar, que les proporcionemos alternativas para hacer ese viaje, porque no es seguro en la ruta», dijo la funcionaria al recalcar que la frontera de Estados Unidos con México no está abierta en este momento.

Le puede interesar: Lo que debe saber hoy, 15 de marzo, para estar enterado.

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *