Los británicos enfrentan hoy otro día sin servicios de ferrocarriles

Los británicos enfrentan hoy otro día sin servicios de ferrocarriles, por la huelga de los trabajadores del sector que pujan por mejoras en los salarios, la seguridad laboral y las condiciones de trabajo.

Las últimas conversaciones para evitar la acción fracasaron la semana pasada, un mes después de tres días de acción laboral en junio. En las huelgas participan más de 40 000 trabajadores de Network Rail, 14 empresas ferroviarias y miembros del sindicato ferroviario, marítimo y de transporte (RMT).

le puede interesar: Conozca el resumen de noticias destacadas de este 27 de Julio

El transporte para los servicios de Londres se está viendo afectado por la interrupción, ya que utiliza secciones de vía que están bajo la jurisdicción de Network Rail. A esto se suma la huelga de los miembros de la Asociación de Personal Asalariado de Transporte (TSSA), que trabajan para la firma Avanti West Coast.

«Network Rail no ha hecho ninguna mejora con respecto a su oferta salarial anterior y las compañías ferroviarias no nos han ofrecido nada nuevo», dijo el secretario general de RMT, Mick Lynch. «El gobierno debe detener su interferencia en esta disputa para que los empleadores ferroviarios puedan llegar a un acuerdo negociado con nosotros».

La huelga de hoy se produjo después de que los líderes sindicales rechazaran una oferta de un aumento salarial del 4% para el resto de 2022 de Network Rail, y un posible 4% el próximo año si los trabajadores aceptaran cambios en las condiciones de trabajo.

La huelga choca con las vacaciones escolares de verano, y Network Rail y el gobierno dicen que podría afectar a los Juegos de la Commonwealth en Birmingham, que comienzan mañana jueves.

Después del anuncio de la huelga, Network Rail acusó al sindicato de «alejarse» de las conversaciones y dijo que la acción podría haberse evitado. «Ahora está muy claro que su campaña política está teniendo prioridad sobre la representación de los intereses de sus miembros», dijo Tim Shoveller, negociador principal de Network Rail.

El gobierno conservador también está impulsando planes controvertidos para permitir que las empresas reemplacen a los empleados en huelga por trabajadores cedidos.

Las últimas huelgas ferroviarias se producen a medida que se considera una acción industrial más amplia en todo el sector público a medida que la demanda salarial de los trabajadores aumenta en medio del aumento del costo de vida.

La semana pasada, miles de trabajadores de Royal Mail votaron a la huelga en agosto.

Inglaterra y Gales ya sufrió una huelga de cinco días a principios de este mes, y unos 40 000 miembros de RMT, incluidos los señalizadores de Network Rail y la tripulación del tren, prevén otra acción similar durante dos días más los días 18 y 20 de agosto.

La aspirante a la dirección conservadora Liz Truss ha prometido una nueva represión contra los sindicatos, que ha sido criticada como el «mayor ataque a los derechos civiles» desde el siglo XIX.

Le puede interesar: Pekín, que inició negociaciones para un TLC con Uruguay, está abierto a la «cooperación» con «el Mercosur en su conjunto

Ha dicho que introduciría una ley de niveles mínimos de servicio sobre infraestructura nacional crítica en los primeros 30 días de su mandato, lo que restringiría a los profesores, los trabajadores postales y el sector energético.

«Truss propone ilegalizar el sindicalismo efectivo en Gran Bretaña y robar a los trabajadores un derecho democrático clave», dijo Lynch. «Si estas propuestas se convierten en ley, habrá la mayor resistencia montada por todo el movimiento sindical, rivalizando con la Huelga General de 1926, las Sufragistas y el Cartismo».

COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *